Público
Público

Los osos de las cavernas desaparecieron por la Edad del Hielo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los osos gigantes de las cavernas se congelaron durante la última Edad del Hielo en Europa hace unos 28.000 años, según un estudio difundido el miércoles que eximió a los cazadores humanos de haberles llevado a la extinción miles de años después.

Estos osos, principalmente vegetarianos, llegaban a pesar una tonelada y eran más grandes que los osos polares actuales. Aparentemente murieron cuando un enfriamiento del clima acabó con las frutas, las nueces y las plantas con las que se alimentaban.

Los osos desaparecieron hace 27.800 años, lo que supone unos 13.000 años antes de que lo que se creía previamente, según afirmaron científicos austriacos y británicos en un estudio con pruebas de datación con carbono 14 de los restos de los osos, que estaban en sus lugares de hibernación en los Alpes.

"Hay pocas pruebas convincentes hasta ahora de la implicación de los humanos en la extinción de los osos de las cavernas", según la publicación Boreas. Algunas informaciones han sugerido que la desaparición de estos osos estaba vinculada con la caza excesiva.

como el mamut o los rinocerontes lanudos, el ciervo gigante y el león de las cavernas - que desaparecieron durante la Edad del Hielo que finalizó hace 10.000 años.

"Nuestro trabajo muestra que el oso de las cavernas (...) fue uno de los primeros en desaparecer", dijo Martina Pacher, una de las co-autoras de la Universidad de Viena, en un comunicado.

"Otras extinciones posteriores ocurrieron en momentos distintos a lo largo de los siguientes 15.000 años", afirmó. Los estudios previos tenían errores en las fechas de muestra y a veces confundieron restos de osos de las cavernas con los de los osos pardos, que todavía sobreviven.

"Una cuestión fundamental para que sea respondida por las futuras investigaciones es: por qué sobrevivió el oso pardo hasta la actualidad y no lo hizo el oso de las cavernas", dijo Anthony Stuart, otro de los autores desde el Museo de Historia Natural de Londres.

Las respuestas podrían abarcar desde el cambio de dietas, hábitos de hibernación, alcance geográfico, hábitat y quizás la caza, afirmó.