Público
Público

La OTAN asume la formación del Ejército y la policía afganos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La OTAN asumió el sábado el mando del entrenamiento del Ejército y de la policía de Afganistán para consolidar el intento de construir una fuerza de seguridad eficaz, una condición vital para la retirada de las tropas extranjeras.

que hasta ahora ha sido responsable de la mayor parte de la preparación - se fusionará con la nueva "NATO Training Mission-Afghanistan (NTM-A)", bajo el mando de la OTAN, dijeron el sábado los militares durante una ceremonia en Kabul.

El segundo al mando de la nueva misión de la OTAN, el general mayor Michael Ward, dijo que cree que la medida alentará el envío de más personal de entrenamiento de la OTAN a Afganistán, ayudando a acelerar el proceso de formación de una fuerza local.

"Soy muy optimista. Hemos identificado cuáles son nuestras necesidades y estamos trayéndolas de vuelta a la OTAN para conseguir que las naciones contribuyan y ya lo hemos visto en este período previo, un número significativo de personas que llega con exactamente las destrezas adecuadas", dijo Ward a Reuters.

Actualmente hay unos 110.000 soldados extranjeros en Afganistán, entre ellos 68.000 estadounidenses, luchando contra los talibanes, que han propagado la insurgencia desde el sur y este del país a áreas que anteriormente eran pacíficas.

En este momento hay unos 95.000 soldados afganos y cerca de 93.000 policías. En su evaluación bélica, el general estadounidense al mando en Afganistán, Stanley McChrystal, recomendó a las tropas locales que aumenten su número a un total de 400.000 soldados y policías.

Ward dijo que el objetivo inmediato es aumentar el Ejército a 134.000 hombres y la fuerza de policial a 96.800 para octubre de 2010.

Se espera que en las próximas semanas el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, decida sobre el envío de 40.000 soldados más a Afganistán, que McChrystal ha dicho son necesarios.

Los mandos militares creen que las tropas extranjeras pueden en último término únicamente ganar tiempo antes de que el Ejército y la policía afganos sean expandidos. Sólo cuando los afganos sean capaces de generar su propia seguridad las tropas extranjeras podrán dejar el país.