Público
Público

La OTAN buscará "soluciones creativas" para paliar escasez de medios en Afganistán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los ministros de Defensa de la OTAN coincidieron hoy en que hace falta más esfuerzo en Afganistán y compartir el peso de una misión cada vez más peligrosa, pero el rechazo de los socios a asumir mayores riesgos ha llevado a EEUU a sugerir la búsqueda de "soluciones creativas".

La dificultad para encontrar un reparto de responsabilidades del agrado de todos centró la discusión sobre un nuevo diseño para la misión de la Fuerza Internacional para la Seguridad en Afganistán (ISAF), que debe adaptarse a los retos planteados por el creciente terrorismo y la insurgencia talibán.

EEUU, Reino Unido, Canadá y Holanda, que operan en la zona más peligrosa del país asiático, el sur, exigen más ayuda de España, Francia, Alemania e Italia, que protegen el norte y oeste.

El secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, que había calentado el encuentro con declaraciones y cartas a los aliados en las que pedía un aumento de su contribución y una mayor disposición para el combate, se mostró hoy "comprensivo" y partidario de ser "más creativo".

Sugirió que los socios que no puedan enviar más soldados -en la actualidad hay 43.250 de 37 nacionalidades- aporten material, y que aquellos que tienen tropas en posiciones estáticas se sitúen en zonas donde liberen a otras tropas que sí estén dispuestas entran en combate.

Se calcula que faltan más de 7.000 soldados en Afganistán, así como medios logísticos y de inteligencia.

Aunque el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheefer, negó la existencia de una Alianza "de dos velocidades", en la que algunos países estarían dispuestos a afrontar el peligro y otros no, esta descripción hecha ayer por Gates en Washington marcó el desarrollo del Consejo.

Dado el carácter informal del encuentro, no estaba prevista una decisión sobre el eventual aumento de tropas o su traslado, pero la idea era preparar el terreno para la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de abril en Bucarest, donde sí podría decidirse.

Pero según el ministro de Defensa español, José Antonio Alonso, hoy "nadie ha pedido nada a España", y por el contrario se ha alabado su papel en Afganistán.

"Nosotros estamos en un sitio difícil y hacemos lo que podemos y debemos", dijo Alonso.

Unos 740 soldados españoles están desplegados al oeste de Afganistán y desde 2005 España dirige una base de apoyo avanzada en Herat, así como un equipo de reconstrucción provincial (PRT) en Qala i Nav (provincia de Badghis).

En representación de uno de los países más críticos con la actual situación, el ministro canadiense, Peter Gordon MacKay, ha insistido en que si no se añade un refuerzo de mil soldados a los 2.500 que tiene desplegados en la problemática provincia meridional de Kandahar, se irán de allí cuando finalice su misión, en febrero de 2009.

Según distintos testimonios, el secretario de Defensa norteamericano, Robert Gates, no fue tan explícito en su encuentro con los otros 25 miembros de la Alianza como en sus últimas declaraciones.

Incluso en la rueda de prensa posterior a la reunión aseguró que había salido "animado" y que comprende que hay "razones políticas" que "limitan" el envío de más tropas a la misión desde determinados países europeos, que no especificó.

En opinión del ministro Alonso o su colega italiano Arturo Parisi, la cuestión es enfatizar la colaboración con la parte civil, formar unas fuerzas de seguridad afganas y alentar el aumento del nivel de vida de la población local para "ganar suelo" a los talibanes.

Con esta intención, el secretario general de la OTAN ha convocado mañana, segunda jornada del Consejo, a otros actores en Afganistán como el gobierno afgano, la Unión Europea, las Naciones Unidas y el Banco Mundial.