Público
Público

La OTAN cree que la negociación del Gobierno afgano y los talibán no adelanta la retirada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La OTAN dijo hoy que no cree que las negociaciones que el Gobierno afgano mantiene con los grupos insurgentes supongan un adelanto del proceso de transición de la seguridad en ese país a manos de las autoridades de Kabul y del inicio de la retirada de las tropas internacionales.

"No creo que tenga un impacto en el calendario, a no ser que vaya a un ritmo más rápido del que podemos esperar ahora y reduzca de forma drástica el nivel de la amenaza de la insurgencia", afirmó el responsable civil de la OTAN en Afganistán, Mark Sedwill.

La OTAN prevé que la próxima cumbre de jefes de Estado y Gobierno de Lisboa (19 y 20 de noviembre) acordará el inicio de la transición de la seguridad a manos afganas hacia la primavera de 2011.

El Gobierno afgano ha tenido negociaciones extraoficiales con los talibán para intentar buscar un final dialogado a la violencia en el país, mientras que recientemente comenzó a funcionar el Consejo Supremo de la Paz, una iniciativa en la misma dirección que encabeza el ex presidente Buhanuddin Rabbani.

Sedwill reconoció hoy, durante unas declaraciones, que para que la reconciliación y reintegración de insurgentes en la sociedad puedan tener un efecto positivo en el proceso de transición y la retirada de las tropas extranjeras, ese proceso "tendría que ir significativamente más deprisa de lo que podemos esperar".

El responsable aliado en Afganistán explicó que la entrega de la responsabilidad de la seguridad a manos afganas debe avanzar progresivamente de forma que para finales de 2014 el Gobierno de Kabul esté al frente en todo el país, incluso si siguen algunas tropas internacionales dando apoyo puntual.

El final de 2014 es "realista", explicó Sedwill, si bien reconoció que tal vez para esa fecha no se haya completado todo el proceso, aunque sí estará implementado en buena parte del territorio afgano.

Una vez comience la transición, se realizará de forma progresiva en áreas del país más propicias, comenzando por ciudades y extendiéndola luego a distritos y a provincias.

La transición se decidirá sólo en las zonas donde se den las condiciones objetivas de seguridad y de presencia efectiva del Gobierno afgano, a fin de que sea un proceso "irreversible", indicó.

Por ello, "sería irresponsable iniciar" el proceso en zonas donde no se dan esas condiciones, explicó el diplomático británico, quien añadió que está previsto que la transición se extienda al conjunto de Afganistán "entre 18 y 24 meses" después de su inicio en 2011.

Sedwill también advirtió de que el paso de la seguridad a manos afganas no significará una vuelta a casa rápida de la mayoría de los soldados de ISAF, la fuerza que dirige la OTAN en Afganistán.

De los militares internacionales que sean relevados por policías y soldados afganos, algunos quedarán en sus zonas como apoyo en caso necesario, otros serán reasignados a otras zonas y otros pasarán a dedicarse a tareas de formación y entrenamiento.

Sedwill aseguró que la menor presencia de las tropas en la calle "será bastante visible", pero recalcó que la vuelta a casa será progresiva en función del aumento del número y capacidad de las fuerzas afganas.

La ISAF totaliza actualmente unos 120.000 soldados de 47 países.

Los ministros de Defensa y Exteriores de la OTAN discutirán mañana la situación en Afganistán dentro de una reunión especial en la sede de la Alianza consagrada a preparar la cumbre de Lisboa, en la que también se prevé aprobar el nuevo concepto estratégico y una serie de importantes reformas en la organización.