Público
Público

Una OTAN bajo presión promete 5.000 soldados

Entre las prometidas por los miembros y los que se esperan a corto plazo no suman ni la mitad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las discretas pero insistentes peticiones con las que Barack Obama presiona desde hace meses a la OTAN lograron ayer un primer resultado. El secretario general de la Alianza, Anders Fogh Rasmussen, anunció el envío en 2010 de 'al menos 5.000 soldados' no estadounidenses 'y probablemente unos miles más' para arropar al despliegue de los 30.000 efectivos extra comprometidos por EEUU para Afganistán.

Rasmussen hizo este anuncio en vísperas de una reunión de ministros de Exteriores de la Alianza que se celebrará hoy y mañana. Sin embargo, las cuentas de Rasmussen no cuadran con los compromisos extra que algunos de los aliados han anunciado ya sin ningún entusiasmo. Entre los prometidos realmente y los que se esperan a corto plazo no suman ni la mitad de esos 5.000. Reino Unido, el segundo país con más efectivos desplegados, ha anunciado el envío de 500 más. El nuevo contingente acercará su contribución a un total de 10.000 soldados, lejos de los 100.000 que tendrá EEUU tras el anuncio de Obama. Por su parte, España podría enviar 200, mientras que Polonia planea desplegar otros 600 y Georgia 900 más.

Reino Unido ha anunciado que sólo enviará 500 militares más

El número de tropas norteamericanas, que Obama pretende comenzar a retirar en julio de 2011, doblarán a las del resto de 41 países de la Alianza. Francia y Alemania, por su cuenta, se desmarcaron del anuncio de Rasmussen y confirmaron que esperarán a la conferencia internacional sobre Afganistán de la que Gordon Brown será anfitrión a finales de enero.

Por el momento, ambos países se limitan a alabar el gesto de Obama como 'valiente, determinado y lúcido', en palabras de Sarkozy, que no parece estar dispuesto a acompañar la lucidez del presidente norteamericano con más soldados franceses.

Según el ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle, Obama 'se tomó su tiempo para preparar su discurso y la estrategia', por lo que Francia y Alemania, a quien EEUU podría estar pidiendo 3.000 nuevos soldados, 'tomarán el suyo para evaluar lo que [Obama] ha dicho y discutirlo con nuestros aliados'.

Francia y Alemania se desmarcan del anuncio de Rasmussen

Turquía e Italia podrían comprometer nuevos efectivos antes de que acabe el año, pero en total la aportación europea podría quedarse bastante por debajo de lo que reclama en la Alianza EEUU, según diversas fuentes.

'Esta no es sólo una guerra de EEUU', aseguró con firmeza Rasmussen, consciente de las pocas simpatías que generan sus habituales discursos en favor de una estancia en Afganistán 'hasta que haga falta', como repitió ayer. Rasmussen insistió en que los aliados 'deben hacer más' en una guerra en la que ya no se contempla la victoria o la derrota, sino una salida sin mucho ruido del país cuando las fuerzas del Gobierno de Hamid Karzai puedan hacerse cargo de las labores de seguridad.