Publicado: 15.05.2014 12:52 |Actualizado: 15.05.2014 12:52

Otegi visita a su madre en un hospital guipuzcoano tras lograr un permiso penitenciario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El secretario general de Sortu, Arnaldo Otegi, visitó ayer a su madre en el Hospital de Mendaro (Gipuzkoa), en el que se encuentra ingresada por una enfermedad grave, gracias a un permiso extraordinario concedido por Instituciones Penitenciarias. Otegi fue trasladado desde la cárcel de Logroño, en la que cumple condena, hasta la de Zaballa (Álava), desde donde la Ertzaintza lo condujo al hospital pasadas las 16.30 horas, según han indicado fuentes policiales.

Minutos antes de las 18.00 horas, el político vasco, que cumple condena por el caso Bateragune, ha salido del hospital guipuzcoano para regresar a prisión. El permiso se le ha concedido en virtud del artículo 47 de la Ley General Penitenciaria, que obliga a otorgarlos en caso de grave enfermedad de familiares directos y de fallecimientos, y que establece el derecho de los reclusos a hacer uso de ellos.

Fuentes penitenciarias han precisado que se ha dado instrucción a las fuerzas de seguridad que le custodian para que adopten las medidas necesarias de seguridad y velen para que este permiso sea disfrutado para el fin con el que ha sido concedido.

Se trata del segundo permiso penitenciario que se concede al secretario general de Sortu, quien el pasado 6 de abril visitó a su familia en su domicilio de Elgoibar (Gipuzkoa), con motivo del fallecimiento de su suegra. Aquel día la Ertzaintza condujo a Otegi desde la prisión de Zaballa, en la que se encontraba desde dos días antes, hasta su domicilio familiar, en el que permaneció poco más de una hora.

Arnaldo Otegi cumple una condena de seis años y medio de prisión bajo la acusación de haber intentando reconstruir la ilegalizada Batasuna.El dirigente abertzale ha cumplido ya tres cuartas partes de la condena, motivo por el que solicitó al Tribunal Constitucional, que tiene pendiente resolver un recurso de amparo contra la sentencia condenatoria, que suspendiera la pena y le concediera la libertad condicional. El pasado 5 de mayo el Constitucional denegó la pretensión de Otegi y argumentó, entre otros motivos, que la resolución del recurso sería inminente.