Público
Público

Otegi volverá a sentarse en el banquillo por homenajear a un etarra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ex portavoz de Batasuna Arnaldo Otegi volverá a sentarse en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional para ser juzgado por el homenaje al preso etarra José María Sagarduy, el 9 de julio de 2005 en Amorebieta (Vizcaya).

Sólo falta que el fiscal y las partes en la causa presenten sus escritos con las penas que solicitan para Otegi, acusado por estos hechos de un delito de enaltecimiento del terrorismo, y que la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional señale la fecha del juicio.

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, instructor de esta causa, ha dado hoy el paso previo para su celebración al acordar en un auto continuar con la tramitación de estas diligencias previas y dar traslado a las partes para que "formulen, o bien escrito de acusación, solicitando la apertura de juicio oral (..) o bien soliciten el sobreseimiento".

El Foro Ermua ha sido el impulsor de este procedimiento contra Otegi (en libertad desde el pasado 30 de agosto tras haber cumplido quince meses en prisión), a través de una querella que interpuso contra él y que fue admitida a trámite por Andreu el 30 de diciembre de 2005, por lo que con toda probabilidad esta acusación pedirá al juez llevar a juicio a Otegi.

De este modo, con este auto, contra el que cabe recurso, Andreu acerca más a Otegi a su segundo juicio en la Audiencia Nacional, que en abril de 2006 le condenó a quince meses de cárcel por un delito de enaltecimiento del terrorismo por participar en diciembre de 2003 en un homenaje al dirigente etarra José Miguel Beñaral, "Argala" .

Según el auto de Andreu, "de lo hasta ahora actuado en el presente procedimiento se desprenden indicios racionales y fundados" de que el 9 de julio de 2005 se celebró "un homenaje público" al etarra José María Sagarduy Moja, "Gatza", en el parque de Zelaieta de Amorebieta (Vizcaya).

En ese homenaje, añade el juez, participaron Otegi y otros miembros de la izquierda abertzale como la abogada Jone Goiricelaia, Itziar Galardi Sagardia, Eusebio Lasa Altuna, Josune Irakulis Albizu, Juan María Emparanza Aguirre y Estanislao Echaburu.

Si el proceso sigue adelante, todos ellos acompañaran al portavoz de Batasuna en el banquillo, a excepción de Goiricelaia y Lasa Altuna, para los que no ha quedado acreditado que "participaran u organizaran dicho acto".

A la convocatoria acudieron 3.000 personas, "tomaron la palabra" Otegi, Emparantza e Itziar Galardi, representante del colectivo de Presos Políticos Vascos.

Por su parte, Echaburu, portavoz de "Etxerat", y otros miembros de ese colectivo entregaron a Sagarduy un ramo de flores y un mensaje de apoyo a su familia, "resaltando todos estos participantes la figura y la trayectoria del homenajeado".

El homenaje fue convocado a través de anuncios publicados días anteriores en el diario "Gara" y aunque en ninguno "figura el nombre de la organización o persona convocante", en uno de ellos "figura el anagrama de la organización ilegalizada Gestoras Pro Amnistía y de su sucesora Askatasuna.

En otro anuncio aparece también el anagrama de la ilegalizada Batasuna, "anunciándose la presencia en el homenaje de los aquí inculpados" Otegi y Emparanza y la petición al Ayuntamiento de Amorebieta para colocar el escenario la hizo Irakulis.

El que fue líder de Batasuna tiene otras dos causas abiertas en la Audiencia Nacional.

Una está relacionada con su intervención en el mitin que la formación celebró en 2004 en el velódromo donostiarra de Anoeta (está acusado de los delitos de desobediencia, reunión ilícita y enaltecimiento del terrorismo).

La otra es en la que el juez Baltasar Garzón investiga la subordinación de Batasuna a ETA y la financiación de ésta a través de las "herriko tabernas", sumario por el que Otegi se encuentra en libertad bajo fianza de 50.000 euros y que el magistrado concluyó el pasado mes de abril y será juzgado dentro de aproximadamente un año.

Pero Otegi no sólo tiene causas abiertas en la Audiencia Nacional, ya que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) le ha imputado en el llamado "caso Ibarretxe" junto al lehendakari, los dirigentes socialistas Patxi López y Rodolfo Ares y otros cuatro dirigentes de Batasuna por las reuniones que mantuvieron durante el alto el fuego de ETA.