Publicado: 10.12.2014 11:29 |Actualizado: 10.12.2014 11:29

Otros 42.000 ciudadanos españoles tuvieron que emigrar en el primer semestre de 2014

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El número de habitantes de España sigue bajando: siguen siendo muchos los ciudadanos los que optan por probar suerte en otro país y buscarse un futuro mejor.

Los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) son muy ilustrativos en ese sentido. Según el INE, un total de 206.492 personas optaron por abandonar España en el primer semestre de este año con destino a algún país extranjero, y de ellas 42.685 son españolas, unas cifras que no pudieron ser compensadas por los 156.066 ciudadanos procedentes del extranjero que optaron por establecerse en España.

Esto hizo que entre enero y junio se registrase un saldo migratorio negativo de 50.426 personas, que fue suavizado, en parte, por el crecimiento vegetativo positivo de 2.280 personas (diferencia entre 208.791 nacimientos y 206.511 defunciones) y que hizo que la población española se redujese en 48.146 personas, un 01% del total.

Así, a fecha 1 de julio, la población española se sitúa en 46.464.053 habitantes, lo que refleja el continuo descenso poblacional iniciado en 2012, según los datos de la Estadística de Migraciones difundida hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Entre enero y junio, el número de extranjeros se redujo un 3% hasta los 4,53 millones debido, sobre todo, a la emigración y a la adquisición de nacionalidad española.

La pérdida de población afectó a la mayor parte de las comunidades autónomas en el primer semestre del año, con especial incidencia en Asturias y las dos castillas. Sólo se salvaron del descenso poblacional Baleares (0,53%), Canarias (0,27%), Murcia (0,14%) y Andalucía (0,04%).

Donde más se sintió el descenso poblacional fue en Asturias y en Castilla y León, un 0,43% en cada caso; en Castilla-La Mancha, un 0,39 %, y en La Rioja, un 0,37 %. En términos absolutos, Catalunya es la comunidad que más población perdió, con 15.554 residentes menos, seguida por Castilla y León, 10.757; Castilla-La Mancha, 8.006; Galicia, 7.997, y la Comunidad Valenciana, 7.208.