Público
Público

Oviedo, A Coruña, Barcelona y Madrid, las ciudades más caras para ir al cine

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Oviedo, A Coruña, Barcelona y Madrid son las provincias españolas más caras para ir al cine, con un precio medio de unos siete euros por entrada, mientras que Teruel y Melilla son las más baratas, con entradas de tres y cuatro euros, lo que supone una diferencia de hasta un 170 por ciento.

Esta es una de las conclusiones de un estudio comparativo realizado por FACUA-Consumidores en Acción sobre los precios de 158 cines en todas las capitales de provincia de España.

Oviedo es la capital española más cara, con un precio por entrada de 7,20 euros en días laborables, seguida por A Coruña con 7,16, Barcelona con 7,05 y Madrid con 6,91 euros.

Si se analizan individualmente las salas, el cine "Cinesa Heron City" de Barcelona es el más caro, con 8,10 euros, seguida por "Cinesa Diagonal" -ubicado en la misma ciudad- con entradas de 7,80 euros, el "Yelmo Cines Plenilunio" en Madrid, con 7,60 euros y el "Cinebox Plaza Norte" en San Sebastián con un precio de 7,50 euros.

Por media, las ciudades más baratas son Teruel y Melilla con 3 y 4 euros de media, respectivamente; de forma individual, el cine más barato es el de Teruel con tres euros por entrada, seguida de dos cines de Orense y Palencia con 3,50 euros, Melilla con 4 euros, y dos salas de la Ciudad de Granada también con 4 euros.

La media del precio a nivel nacional de una entrada de cine es de 5,96 euros, aunque, según los datos del estudio, los fines de semana y días festivos el precio alcanza los 6,13 euros, es decir, un 2,8 por ciento más.

En el caso de Albacete, los consumidores pueden encontrar diferencias de hasta un 42,3 por ciento, con un precio que puede oscilar entre los 5,20 y 7,40 euros dependiendo del día y la sala.

Las ciudades con variaciones en precios "bajas o inexistentes" son Almería, Cáceres y Girona.

Por otro lado, en cuanto a cines con visionado en tres dimensiones -3D- de los 158 cines encuestados, el 31 por ciento -en total 49- proyectan este tipo de películas, el precio medio es de 8,85 euros, es decir, un 44,6 por ciento más que el resto de películas convencionales.

En esta modalidad, la media más cara se encuentra en Barcelona con 10, 50 euros seguida de Madrid y Albacete con 10,40 euros, y Alicante y A Coruña con 10,20.

En el otro extremo, Ciudad Real y Zamora cuentan con entradas 3D por 6,50, lo que supone una diferencia de un 61,50 por ciento.

En cuanto al funcionamiento de las salas, el portavoz de FACUA, Rubén Sánchez, que ha presentado este estudio hoy en Sevilla, ha calificado de "ilegal" la imposición que establecen los cines para entrar en las salas con bebidas o comestibles adquiridos únicamente en el interior de sus locales, cuyos precios -según ha criticado- llegan a ser como en el caso de los refrescos "cinco veces más caros" que en el resto de establecimientos convencionales.

Ante estos casos, FACUA ha recomendado a los consumidores que "soliciten una hoja de reclamaciones" para denunciar estas "irregularidades".

Por último, Sánchez ha añadido que numerosos cines de los encuestados no cuentan con "un buen aislamiento acústico", tienen butacas en "mal estado" o mobiliario "deteriorado", a la vez que "numerosos" multicines no disponen de operarios suficientes, y no cumplen con la "puntualidad" en la proyección de filmes.