Público
Público

El oxígeno hiperbárico, un tratamiento que evita amputaciones en lesiones por diabetes

El tratamiento logra curar las lesiones del pie diabético en el 60% de los casos, llegando al 80% en pacientes que lo inician pronto. La diabetes es la causa más frecuente de amputaciones no traumáticas y afecta a 26 de cada 100.000 diabéticos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Revisión del p ie diabético. /Instituto Valenciano del Pie

El pie diabético, una complicación de la diabetes, es una alteración de origen neuropático inducida por la hiperglucemia, que convierte a la extremidad en una zona de riesgo a la hora de padecer lesiones y úlceras difíciles de curar y que pueden llevar a la amputación del miembro en 26 de cada 100.000 afectados. Estos datos se traducen en que la diabetes es la causa más frecuente de amputaciones no traumáticas.

En España, el 13,8% de los mayores de 18 años padece diabetes tipo 2, lo que equivale a más de 5,3 millones de personas, según datos del Estudio di@bet.es. A estos casos habría que sumarles los 29.000 menores de 15 años que padecen diabetes tipo 1 –se diagnostican unos 1.100 casos nuevos anuales–. Unos datos que se revisan al alza, año tras año.

“El paciente suele tardar en sentir las lesiones ya que va perdiendo sensibilidad en los pies”, asegura Delfina Romero, directora médico de Biobarica España, fabricante de cámaras hiperbáricas.

A los afectados de diabetes se les aconseja que revisen sus pies diariamente en busca de heridas y que no pueden dejarlas sin curar, ya que hasta la rozadura de un zapato puede degenerar en un grave problema de salud. Además, el daño en los vasos sanguíneos puede provocar que los pies no reciban suficiente sangre y oxígeno, lo que dificulta la curación de llagas y heridas.

Para ayudar a la curación de estas heridas, un tratamiento que se está mostrando altamente efectivo es el oxígeno hiperbárico, por el que los pacientes reciben oxígeno casi puro, en una concentración del 95%, a una presión de al menos 1,5 atmósferas. Es lo que se denomina hiperoxia.

"Una vez que se respira el oxígeno en mascarilla, este va por el torrente sanguíneo y llega a todos los tejidos, beneficiando a los sistemas vascular, osteoarticular, inmune y nervioso central. Por ello es tan efectivo en el tratamiento del pie diabético”, señala Elías López, especialista de la clínica Santa Elena.

Si bien la respuesta al tratamiento de cada paciente es diferente, el tratamiento con oxígeno hiperbárico (TOHB) logra mejorar los síntomas del 90% de los afectados de pie diabético y cura totalmente las heridas de un 60% de los casos. El porcentaje se eleva al 80% cuando el tratamiento se inicia pronto y no se espera a que haya una herida o ulceración más importante.

Reparación de tejido vascular

Este tratamiento produce beneficios reparando el tejido vascular dañado. La vasoconstricción que genera a nivel osteoarticular disminuye la inflamación, el edema y los puntos dolorosos. "Y a medio y largo plazo favorece la formación de colágeno y fibroblastos, sustancias implicadas en la cicatrización de heridas y tejidos”.

“Eso se traduce en una mejor cicatrización que se produce en unos tiempos más cortos. Además, las heridas en el pie diabético son muy propensas a las infecciones y al incremento de las áreas de necrosis en las zonas periféricas, y el oxígeno hiperbárico logra reducir esas infecciones al favorecer el sistema inmunológico”, señala Romero.

El paciente que se inyecta insulina deberá usar menos dosis si está haciendo una terapia con oxígeno hiperbárico. "La cámara hiperbárica aumenta el consumo periférico de glucosa, por lo que el paciente debe inyectarse menos veces, con dosis menores".