Publicado: 26.10.2014 23:23 |Actualizado: 26.10.2014 23:23

Pablo Iglesias: "Nadie del PP ni del PSOE me ha llamado nunca. Eso es bueno. No nos soportan"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Desde Ecuador, respondiendo a las dudas sobre sus relaciones con los gobiernos de Latinoamérica y hasta reconciliándose con Joaquín Sabina. Así se ha presentado esta noche el líder de Podemos, Pablo Iglesias, frente a Jordi Évole en el programa Salvados, de La Sexta. 

El polítologo ha defendido el programa electoral de su formación, así como los objetivos que pretenden conseguir si ganan las generales de noviembre de 2015. Entre otras cuestiones, Iglesias se defendió de las mordidas de Évole acerca de sus propuestas de reducir la jubilación a los 60 años, crear una Renta Básica para todo el mundo o llegar, si fuera necesario, a nacionalizar las grandes empresas que suministran servicios básicos a los ciudadanos.  "¿Son ideas realizables?", preguntó el periodista. "Espero que sí", respondió el profesor, que adelantó la posibilidad de retirarse de la política si no gana en dichos comicios e incidió en la idea de que Podemos se encuentra ante "una oportunidad histórica para cambiar el país".

Asimismo, Iglesias insistió en remarcar todas las diferencias que separan a Podemos de la "casta" de PP y PSOE. Preguntado por si algún líder de estos partidos o algún empresario rico había contactado con él después de haber obtenido cinco eurodiputados el pasado 25 de mayo, Iglesias respondió: "No me han llamado, ni para intentar comprarme", bromeó en cuanto a los millonarios se refería. "Yo felicité a Pedro Sánchez cuando ganó las primarias del PSOE pero nunca obtuve respuesta. Y ningún miembro con cargo de PP o PSOE me ha llamado nunca. Pero eso es bueno. Nos ven como una cosa distinta a ellos. No nos soportan porque somos diferentes", sentenció después. 

También confesó haber recibido un whatsapp de un periodista que le desvelaba a una admiradora secreta. "Me dio a entender que la reina Letizia tenía interés en conocerme", contó Iglesias. "A lo mejor la convencemos de que el jefe del Estado hay que elegirlo en las urnas", aventuró después, entre hipótesis de una posible rueda de prensa conjunta. "¿Te imaginas?", preguntó Évole. "¡Quién sabe! Están pasando cosas en los útlimos tiempos que hace nada parecían imposibles", respondió el eurodiputado.

Ya más en serio, Iglesias defendió su postura respecto a incrementar la presión fiscal sobre las rentas más altas o pagar una renta de entre 650-700 euros para todos, así como la de limitar también los salarios máximos (a 20 veces el mínimo, "como en Suiza") o nacionalizar empresas. "Llevando la presión fiscal a la media europea y reduciendo el fraude fiscal hasta alcanzar también la media europea podemos hacer virguerías", esgrimió, defendiendo que ofrecer una renta mínima no influiría en la disminución de la búsqueda de empleo: "La gente quiere trabajar; que la gente es vaga es mentira", zanjó.

Asimismo, argumentó la necesidad de repartir el empleo: "¿Con la tasa de paro juvenil que tenemos, no tiene más sentido abrir el mercado a los jóvenes en lugar de tener abuelos trabajando?", se preguntó, mostrando su deseo de poder reducir la edad de retiro a los 60 años en una legislatura si llegan a ocupar el puesto que ahora tiene Mariano Rajoy. "Ojalá podamos hacerlo en cuatro años, pero en política nunca hay que comprometerse a algo que no se pueda cumplir inmediatamente; hay que ser prudentes", señaló, prometiendo que si llega el caso y se encuentra un escenario en el que no pueda cumplir sus promesas electorales, dimitirá. "Con todo el dolor de mi corazón, pero lo haré", se comprometió.

Iglesias promete que dimitirá si gobierna y no puede cumplir sus promesas electorales

De otro lado, al líder de Podemos le parece "sencillísimo" nacionalizar empresas como Iberdrola, Endesa o Gas Natural si éstas "estafan a los ciudadanos" y no garantizan el acceso de los mismos a los servicios básicos de luz, agua, calefacción... "Si les importan una mierda los ciudadanos, yo les diré, chato, el que me importa una mierda eres tú a mí", ejemplificó Iglesias.

"Si un Gobierno expropia a las grandes empresas, ¿eso no acojonaría la inversión en España?", preguntó Évole. "¿Crees que a un empresario le gustaría llegar a un país donde hay pobreza, la gente no puede llenar la nevera con alimentos básicos y no tiene calefacción?", contraatacó Iglesias.

Respecto a su admiración (o no) por el Gobierno de Rafael Correa en Ecuador —el país donde se produjo la entrevista durante la gira de Iglesias por Latinoamérica— o el del fallecido Hugo Chávez en Venezuela, entre otros, Iglesias lo dejó claro. Criticó la corrupción que todavía impera en algunos de estos países, pero también mostró su fascinación por el "estilo" de otros. "Partían de una pobreza dramática que no se puede comparar con la nuestra y han demostrado que las cosas se pueden hacer de otra manera", explicó. "Nosotros nos llamamos Podemos porque todo el rato nos decían que no se podía. En esos países también les dijeron que no se podía y pudieron", agregó. Y personificó uno de sus ejemplos en Correa: "Acabó con las comisiones de los bancos y con los cajeros automáticos. Me gusta ese estilo que no se deja intimidar por los ricos".

No obstante, Iglesias reconoció que es necesario adaptarse a las reglas del sistema capitalista para salir de la crisis. "¡Qué remedio!", exclamó tras confesar que usa IPhone —aunque Apple tribute fuera de España—y defender que "no se puede salir de la crisis haciendo a la gente más pobre". "La clave es que la gente compre cosas y, si los salarios son miseria, la gente no puede consumir", indicó. "Es terrible, pero aunque defendamos que el capitalismo puede ser la destrucción del mundo, mañana hay que dar de comer a la gente y nosotros somos muy pequeños para cargarnos el capitalismo nosotros solos", se defendió. "Pero, como dice Correa, 'hay sociedades con mercado y sociedades de mercado'. Hay que apostar por las primeras", concluyó. 


http://www.quoners.es/q/elecciones-europeas-2015