Público
Público

Algunos pacientes cardíacos hacen test estrés demasiado pronto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

A muchos pacientes tratados conuna angioplastia o un bypass cardíaco se les harían las pruebasde estrés físico demasiado pronto.

Las nuevas guías del Colegio Estadounidense de Cardiología yotros grupos establecen que los test de esfuerzo rutinarios nodeben realizarse durante los dos años posteriores a unaangioplastia y los cinco años de un bypass.

Es decir que los pacientes sin los síntomas probables deobstrucciones arteriales (dolor de pecho o disnea durante elesfuerzo) no necesitan realizar un test de estrés para controlarsu enfermedad.

Pero, mediante un estudio sobre más de 28.000 pacientesestadounidenses con una angioplastia o un bypass cardíaco, unequipo halló que el 59 por ciento había realizado por lo menosuna prueba de esfuerzo durante los dos años posteriores a laintervención.

Esto, publicado en Journal of the American College ofCardiology, surge de las historias clínicas de un plan nacionalde salud. De modo que se desconoce por qué se solicitaron esostest y qué cantidad se utilizó para evaluar síntomas.

"Una parte de esas pruebas se debería a la aparición desíntomas, seguramente", dijo el autor principal, doctor Bimal R.Shah, del Centro Médico de la Duke University, en Durham,Carolina del Norte.

El problema principal con estos test en pacientes sinsíntomas, indicó, es que pueden inducir la realización deprocedimientos invasivos innecesarios.

Durante una prueba de esfuerzo estandarizada, el pacientecamina en una cinta o pedalea en una bicicleta fija mientraselectrodos sobre la piel registran su actividad cardíaca.

El test incluye también la realización de un ecocardiograma oestudios con medicina nuclear o por imágenes, en el que seinyecta tinta radioactiva en el flujo sanguíneo para identificarlas zonas del corazón que no están recibiendo suficiente sangre.

Si alguno de estos estudios revela un resultado anormal, serealiza una angiografía coronaria, que es una evaluación másinvasiva y en la que se coloca un catéter por un vaso sanguíneopara inyectar tinta y detectar una obstrucción en las arteriascardíacas con ayuda de un equipo de rayos X.

Pero la prueba de esfuerzo o estrés, destacó Shah, puede dar"falsos positivos". Esto significa que a un porcentaje de esospacientes se les realizará un angiograma innecesario.

Según el equipo de Shah, más pruebas representan más costos.Y en el caso de los estudios nucleares y la angiografía deseguimiento, significan una mayor exposición a la radiación.

El equipo halló también que la cantidad de pruebas de estrésvariaban significativamente según el lugar de residencia de lospacientes.

Las tasas más bajas (entre el 50 y el 55 por ciento) seregistraron en Chicago, Nueva Orleans, Columbus y Cincinnati.Phoenix concentró la tasa más alta con un 70 por ciento.

FUENTE: Journal of the American College of Cardiology, 12 deoctubre del 2010