Público
Público

Pacquiao vuelve a ganar a Márquez con una decisión polémica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La trilogía de peleas protagonizadas por el púgil filipino Manny Pacquiao y el mexicano Juan Manuel Márquez llegó a su final como había comenzado, con una decisión polémica, que también fue favorable para el campeón del país asiático.

Pacquiao volvió a superar a Márquez para retener la corona del peso welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), al derrotarlo por decisión mayoritaria en la tercera pelea de la trilogía entre ambos púgiles que ganó el campeón filipino (2-0-1).

La votación del combate fue de 114-114 para el juez Robert Hoyle, mientras que Dave Moretti registró 115-113 y Glenn Trowbridge dio 116-112, ambos a favor de Pacquiao, que se llevó una bolsa de 22 millones de dólares y dejó su marca en (54-3-2, 38 nocauts), en lo que fue su tercera defensa del título del peso welter.

Pacquiao subió al cuadrilátero como favorito y cumplió los pronósticos en las apuestas de Las Vegas, que desde un día antes del combate lo daban como favorito con números de 7-1.

Sin embargo, tuvo que sufrir hasta el último segundo de la pelea programada a 12 asaltos para al final escuchar con alivio el resultado de la votación de los jueces que vieron la pelea diferente al resto de la mayoría de los 18.000 espectadores que llenaron el MGM Grand Garden Arena, de Las Vegas (Nevada), y los comentaristas

Pacquiao, de 32 años, hizo un combate a la defensiva en la primera mitad, muy lejos de las peleas a las que tiene acostumbrados a sus seguidores, y sin conseguir golpes efectivos, ni potentes, que pusieran en peligro a su rival.

Pero al final si pudo entrar en la guardia de Márquez para colocar los golpes suficientes que le diesen la ventaja en las cartulinas de los jueces y le aseguraron el triunfo.

Márquez salió al cuadrilátero con una táctica que no se esperaba el campeón, manteniendo la distancia para evitar el poder y los contraataques del filipino, que ante la mayor técnica del mexicano, sólo apostó por su condición física para resistir el castigo, factor que iba a ser decisivo y de gran valor para Pacquiao.

En el tercer combate entre ambos peleadores Márquez, de 38 años, no pudo demostrar lo que había venido diciendo, que su boxeo es mejor que el del filipino, aunque una vez más se convirtió en el rival más difícil que ha tenido el campeón filipino, considerado como uno de los mejores del momento.

Los peleadores, viejos conocidos, se enfrentaron en el 2004 en una pelea marcada como empate, cuatro años después volvieron a combatir y Pacquiao lo venció por la vía de la decisión dividida.

El mérito de Márquez esta ocasión fue que no permitió a Pacquiao hacer su pelea, el filipino incluso se mostró asombrado al no poder conectar con el poder y la contundencia con que ha derrotado a sus demás rivales, viéndose en momentos fuera de distancia cuando trataba de castigar.

En su segunda pelea dentro del peso welter, Márquez sigue también sin conseguir el triunfo, aunque demostró que a sus 38 años, el excampeón del mundo se mantiene en una gran forma.

Después de un primer episodio de estudio, en el segundo Márquez empezó a mostrar la supremacía con su velocidad de puños y de piernas para sorprender al filipino.

A lo largo de los siguientes episodios ambos peleadores alternaron el dominio sobre el cuadrilátero, pero fue en el quinto cuando Márquez conectó un gancho de izquierda seguido con una derecha cruzada que impactaron de pleno rostro de Pacquiao.

El púgil filipino una vez más confirmó su gran capacidad de aguante y gran preparación física que le permitió recuperarse y no salirse de la pelea.

Lo mismo sucedió en el octavo asalto, Márquez conectó recto de zurda a la ceja derecha del filipino, que terminó la pelea con una ligera hemorragia de esa herida, que su esquina se la supo trabajar de una manera muy efectiva.

Márquez lucía seguro sobre el cuadrilátero, e incluso en el décimo segundo asalto, pensando que los puntos le favorecían como le había asegurado su entrenador el legendario Ignacio Bersitáin, salió a cuidarse, a hacer una pelea en retroceso para evitar un golpe sorpresa del filipino.

La victoria permitió a Pacquiao, además de llevarse una bolsa de 22 millones de dólares, dejar su marca en 54-3-2, con 38 triunfos por la vía del nocáut.

Mientras que Márquez, que logró su mejor bolsa como profesional al conseguir cinco millones de dólares, garantizados, vio caer su marca a 53-6-1, con 39 triunfos conseguidos por vía rápida, y no pudo recuperar el honor del boxeo mexicano ante su peor enemigo, como siempre ha sido el púgil filipino.

El triunfo también deja a Pacquiao el camino despejado para que en el 2012 se pueda dar la posibilidad de enfrentarse al invicto estadounidense Floyd Mayweather Jr. en la pelea que el mundo del boxeo lleva esperando desde hace tres años.