Público
Público

El pacto social lanza el modelo austriaco y matiza los ERE

Los órganos decisorios de los sindicatos aprueban mayoritariamente el acuerdo suscrito por su cúpula. Las centrales inciden en la importancia de abaratar la energía para las empresas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A lo largo de 38 folios se puso punto y final ayer a la sequía pactista de la segunda legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero. Gobierno, patronal y sindicatos firman hoy un pacto social que puede sentar la base, en su opinión, del cambio del sistema productivo y la recuperación económica.

Los máximos órganos entre Congresos de UGT y CCOO, así como la Junta directiva de la CEOE, aprobaron ayer por aplastante mayoría la decisión de sus cúpulas de cerrar el acuerdo con el Ejecutivo. Tanto unos como otros señalaron el importante paso que supone haber aprobado la reforma por consenso social para apuntalar la confianza internacional. El acuerdo contiene piezas clave para la transformación radical del mercado laboral que persigue el Gobierno. Por un lado, exige que antes del 18 de junio se cree el pilar del llamado modelo austriaco, el fondo de capitalización. Por otro, se abre a matizaciones algunos puntos de la reforma laboral como el tratamiento de los Expedientes de Regulación de Empleo.

Los sindicatos echan en falta que no se pacte la reforma financiera

Los sindicatos valoraron la actuación de la nueva cúpula de la patronal, subrayando que sin el relevo de Gerardo Díaz Ferrán el pacto no hubiera sido posible, y también la actitud del Partido Popular, que, según el secretario general de UGT, Cándido Méndez, les ha mostrado su predisposición a apoyar el acuerdo en pensiones. Con todo, pidieron la adhesión de todo el arco parlamentario al acuerdo, algo que ven vital para la solidez de las reformas, especialmente la del sistema de pensiones que está planteada a largo plazo.

Las centrales descartaron la posible pérdida de apoyo por parte de sus bases o de los trabajadores, en general, aunque sí adelantaron que comenzarán una campaña informativa para explicar la magnitud del acuerdo. Tampoco creen que con su apoyo al pacto social hayan dado un 'balón de oxígeno' al Ejecutivo, ya que, en opinión del líder de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, el Ejecutivo ya no le salva ni este tipo de pacto, pero que será posititivo para la ciudadanía.

Para los sindicalistas el 'gran acuerdo', no se puede llamar 'pacto de Estado', por que le faltan 'interlocutores y materia', como la de la reforma del sistema financiero, y recalcan que el contencioso con el Gobierno sigue abierto a cuenta de la reforma laboral. El acuerdo pivota sobre tres ejes sociales, pensiones, políticas activas de empleo y negociación colectiva, con referencias a la energía o la política industrial, entre otros.

Piden la adhesión de todo los partidos para dar solidez al sistema de pensiones

Política laboral: Capitalizar la indenmización

La reforma laboral dejó la puerta abierta a instaurar en España una suerte de modelo austriaco, por la que los empleados capitalizan su indemnización por despido de forma individual. Ahora, los agentes sociales instan a que se cree este fondo, sin recargo para los empresarios, antes del 18 de junio, y que se pueda usar para mejorar la formación o la movilidad geográfica.

Reforma laboral: Previsión de pérdidas

El en el marco del pacto, el Ejecutivo ha consultado a los agentes sociales los cambios a introducir en las causas de despido objetivo en los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) objetivos. Aparentemente se estudiarán los requisitos técnicos de la previsión de pérdidas para delimitar su uso por parte de las empresas.

Ingresos: Claves del crecimiento

Los sindicatos han logrado arrancar del Gobierno el compromiso de que, dentro del equilibro de las cuentas públicas, no actuará sólo sobre los gastos, si no también en la 'definición de un sistema de ingresos' que sostenga un sector público eficiente. Se subraya la necesidad de luchar contra el fraude fiscal.

Energía: Bono social

Los sindicatos aseguran que la principal reforma pendiente en España es la energética, por los costes asociados para las empresa y su consiguiente pérdida de competitividad. Así, quieren influir en cómo se determina el precio final de la energía. Toxo aboga porque el bono social se pueda trasladar también a otras fuentes de energía diferentes a la electricidad.

Educación: Formación profesional

El pacto hace hincapié en la necesidad de reformar la FP, ampliando el número de plazas, pero también seleccionando los sectores más necesitados de mano de obra cualificada. Trabajo y Educación se compromente a hacer un mapa con la oferta de la FP.