Público
Público

Padre de alquiler para ideas recién nacidas

'Dad: Digital Assets Deployment' invierte entre 50.000 y 200.000 euros en cada proyecto cuyp valo, si tienen éxito, asegura que puede multiplicarse por 20 ó 30

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Internet, ese mundo que sufrió una burbuja antes de tener negocio, sigue siendo una jungla. Allí nació Google, se engendró YouTube, germinó Facebook, nació Napster, arraigó el eMule. Es fácil intuir que en la espesura brotan cada día especies increíbles que morirán sin remedio. Y otras que crecerán silvestres hasta que sean descubiertas por exploradores de la Red, que las regarán y enriquecerán hasta que acaben compradas por alguien que pueda extender un cheque con un buen puñado de ceros.

¿Oro parece? De ser así, descubrir las mejores ideas habría provocado una nueva fiebre y lo que se conoce como capital semilla aquel que invierte en proyectos iniciales hasta que estos atraen a inversores de mayor calado, como los fondos de capital riesgo lucharía a brazo partido por descubrir el tesoro.

Dad participa en Tuenti, Buyvip y Digidis, entre otros 20 proyectos

Lamentablemente para los emprendedores de Internet, en España esto no es así, asegura Rodolfo Carpintier, presidente de una de las primeras incubadoras de negocios en la Red surgida en este país. Carpintier creó en 2004 Digital Assets Deployment, firma española cuyas siglas Dad (padre, en inglés) dan idea de la imagen que quieren vender.

La red social Tuenti, que hasta marzo de este año estuvo por delante de Facebook en socios en España; la tienda virtual Buyvip, cuyos accionistas hablan de sacarla a bolsa cuando pase la crisis; el sitio de material legislativo VLex; la firma de tecnología para juegos de azar Digidis (participada mayoritariamente por la alemana Fluxx AG) o Cinemavip son algunos de los proyectos en los que decidieron entrar cuando poco o nada se sabía de ellos.

'Podría haber 20 incubadoras como Dad en España y no se financiarían proyectos inviables', comenta Carpintier para dar idea de que, lo que es talento, en España no falta. Falta dinero que quiera descubrirlo. Según Carpintier, al ser proyectos, la inversión inicial es 'irrisoria' en comparación a las ganancias que se obtienen con los que tienen éxito: 'entre 20 y 30 veces lo invertido', asegura.

Se estudian 700 ideas al año de las que se seleccionan cinco para invertir

Las posibilidades de sacar rentabilidad a éxitos en Internet es algo que Carpintier conoció hace tiempo. En 2004, Yahoo compró el comparador de precios Kelkoo por 600 millones de dólares (475 millones de euros). La incubadora española Netjuice, la primera en la que estuvo Carpintier como vicepresidente, contaba con un 12,5% en el capital de Kellkoo del que sacó un buen pellizco.

Dad es la sucesora de Netjuice, aunque se diferencia de aquella en que nunca tienen una participación mayoritaria en los proyectos por los que apuesta. Empezaron invirtiendo 1,4 millones de euros en cuatro empresas con 24 empleados y hoy están en 22 proyectos que dan trabajo a 1.300 personas. Cuatro de ellos están en EEUU y ya se han introducido en China. Han ido ampliando capital hasta alcanzar 12 millones, aunque Carpintier defiende que el valor de mercado actual de sus participadas supera los 20 millones.

El horizonte medio de permanencia en cada una es de cinco años. La inversión inicial oscila entre 50.000 y 200.000 euros. Empezaron siendo siete socios y, tras las sucesivas ampliaciones de capital, ahora son 42 entre los que se incluye alguna caja y donde han empezado a pedir paso inversores que huyeron a tiempo del negocio inmobiliario.

Los miembros del consejo de administración de Dad no son precisamente desconocidos. Vivieron juntos la llegada de Internet a España y han protagonizado algunos de sus éxitos y fracasos. El propio Carpintier fue director comercial de Servicom y director de Marketing de Telefónica Sistemas.

En torno a la mesa se sienta también el fundador de Panda, Mikel Urizarbarrena; Ramón Enciso, ex presidente de Telefónica Sistemas y ex consejero delegado de Telefónica Cable; Carlos Blanco, consejero delegado de ITNet y cofundador de FirstTuesday; Lluis Faus, creador de VLex, y Faustino Jiménez, impulsor de Rapidsite y Acens, entre otros.

Sus páginas en Internet (blogs en los que los unos hablan de los otros y que tienen como nexo la web Baquia.com de Carlos Blanco) y eventos como FirstTuesday se han convertido en puestos vigía desde los que observar y captar nuevos proyectos al tiempo que promocionarlos.

Se analizan unos 700 proyectos al año. De estos, la mitad son eliminados de forma inmediata ya sea porque en Dad no entienden ese sector, porque ya participan en un proyecto similar o porque consideran que es demasiado tarde para que triunfe.

Tras varias etapas, incluido el estudio del plan de negocio por parte de un equipo de estudiantes MBA dirigidos por una persona de Dad, quedan 75 finalistas que son analizados directamente por Carpintier. Este selecciona 25 e informa al resto de sus carencias para poder repescarlos si las solucionan. Los mejores pasan al Comité de Inversiones, formado por tres miembros del consejo de administración, el director general y Carpintier. Finalmente es el consejo el que elige cinco proyectos en los que Dad invierte dinero.