Público
Público

El padre del bebé muerto en Málaga reconoce que le pegó

Admite que "se le cayó al bañarlo". Los progenitores modifican su primera declaración y afirman que se la inventaron para "no perder la custodia" del hermano mellizo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El padre del bebé de dos meses que murió el sábado pasado en Málaga ha cambiado la versión inicial de los hechos dada a la Policía. El hombre de 23 años admite ahora que no hubo ninguna cuidadora, que él mismo pegó al niño en las nalgas en una ocasión y que 'se le cayó al bañarlo', según consta en su declaración, que ha publicado hoy el Diario Sur de Málaga.

El padre, tras relacionar a la cuidadora con el supuesto maltrato de los pequeños, ha declarado que 'se le resbaló el niño en la bañera y que al intentar agarrarlo por la pierna se golpeó la cabeza', aunque 'no sangró y se hizo un chichón' según recoge el diario andaluz. Al día siguiente de recibir dicho golpe, fue cuando los padres observaron que el pequeño no se encontraba bien y decidieron llevarlo al hospital.

'Se le resbaló el niño y al intentar agarrarlo por la pierna se golpeó la cabeza'

Ambos progenitores reconocieron que se habían inventado su declaración inicial ante la policía, en la que afirmaban que habían dejado a los mellizos, de dos meses y medio, a cargo de una niñera para poder ir a la discoteca. Según consta en la declaración del padre, lo hizo 'por miedo a perder la custodia de los niños', y la madre apoyó esta versión 'para no perjudicar al padre', según publica el citado diario.

Precisamente ayer el resultado de la autopsia del bebé rebelaba la muerte violenta del pequeño y confirmaba que su muerte se produjo por los fuertes golpes que recibió en la cabeza. La autopsia precisaba que el cadáver del bebé también presentaba lesiones en las piernas y en un brazo.

Sus declaraciones iniciales 'en ningún caso coincidían con las lesiones referidas en el parte médico'

Los dos menores ingresaron el pasado jueves en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Materno Infantil de Málaga con hematomas y lesiones cerebrales importantes que presuntamente le causaron sus padres, un hombre ruso de 23 años y una joven de 21 de nacionalidad ucraniana, ambos con domicilio en la localidad malagueña de Benalmádena. El bebé entró en coma el viernes y falleció cerca del mediodía.

Su hermano mellizo continúa hospitalizado y estable en Málaga y los padres permanecen en prisión provisional.

Los padres manifestaron a los policías locales que habían dejado a sus hijos la noche antes con una niñera para poder salir y sus declaraciones 'en ningún caso coincidían con las lesiones referidas en el parte médico' en cuanto al tiempo, a lo que se añadían 'indicios más que razonables' de malos tratos y abandono.

Además, cuando los agentes localizaron a los padres en la sala de espera, la madre, la ucraniana O.N., de 20 años, tenía a otro bebé en sus brazos -el hermano del que era atendido- quien con posterioridad se comprobó que también sufría múltiples traumatismos y lesiones, a pesar de que no habían solicitado asistencia médica para él.

La Junta de Andalucía, que ha decretado el desamparo provisional para el otro hermano y ha asumido su tutela, estudia la posibilidad de que el bebé sea acogido por su abuela materna.