Público
Público

El padre de Eluana está listo para llevarla a Friuli donde será desconectada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El padre de Eluana Englaro, de 37 años y en estado vegetativo, ha anunciado que está listo para trasladarla a la ciudad de Udine en la región Friuli-Venecia- Julia (noreste), donde está previsto que se le desconecte la sonda que la alimenta.

El presidente del Colegio de Médicos de Udine, Luigi Conte, declaró ayer que ha recibido muchas llamadas de médicos que han advertido que si son llamados a la cabecera de Eluana se acogerán a la objeción de conciencia para negarse a detener la alimentación y la hidratación que la mantiene viva.

"Llevo a Eluana a Friuli, a su casa", dijo Giuseppe Englaro, en una entrevista publicada hoy por el diario "Messagero Veneto di Udine".

A pesar de la polémica levantada en Italia por la sentencia del Tribunal Supremo que permite la suspensión de la alimentación a la mujer, el padre parece dispuesto a que el dictamen sea cumplido: "No tengo dudas. Su abuelo descansa en Paluzza (en Friuli) y ella descansará allí, junto a su amado abuelo".

"Quiero que mi hija Eluana, después de esta tragedia que ni siquiera ella se puede imaginar, pueda descansar junto a su abuelo. Es nuestro sueño después de esta pesadilla (...) Nuestra casa está en el Friuli", aseguró Giuseppe Englaro.

El pasado jueves el Tribunal Supremo italiano puso fin a la lucha de la familia Englaro al autorizar, después de una larga batalla con la justicia, la supresión de la alimentación a Eluana, que se encuentra en estado de coma vegetativo desde 1992 debido a un accidente de tráfico.

Para su padre, "la palabra clave es ésta: nadie puede tener el poder de obligar a los otros a vivir sin límites. Y nadie puede decidir ni en lugar de los demás ni por los demás, sino con los demás. Ahora Eluana podrá hacerlo", comenta Giuseppe Englaro.

"Tenemos la idea clara de lo que nuestra hija habría querido y se la hemos comunicado a los médicos", añade.

Eluana, que desde 1994 ha estado al cuidado de unas monjas, es la protagonista del primer caso de autorización judicial del cese de alimentación a un enfermo en Italia, lo que ha provocado una enorme polémica social y ha llevado a cuestionar la necesidad de una ley de eutanasia en el país.

Un grupo de 34 asociaciones italianas tienen previsto presentar hoy ante el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos de Estrasburgo un recurso contra la autorización del Supremo italiano de desconectar a Eluana de la sonda nasogástrica que la mantiene con vida.

Los médicos calculan que una vez se le quite la sonda, la mujer tardará unos quince días en expirar.

La Iglesia católica ha mostrado su preocupación y desacuerdo por la decisión de la Justicia de Italia, país que acusa como ningún otro la influencia del Vaticano.

El teólogo Louis Lorenzetti ha exigido en la revista "Familia Cristiana" una ley justa sobre el fin de la vida que reconozca tres valores: la voluntad clara y explícita del paciente, el papel del médico en entendimiento con el paciente (o familia) y el derecho y el deber de asistencia sanitaria de cada persona contra cualquier forma de abandono terapéutico".