Público
Público

El padre de Madeleine sostienen que un secuestrador se escondió en el apartamento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El padre de la niña británica Madeleine McCann, desaparecida en Portugal, sostiene que hubo un secuestrador que se escondió en el apartamento alquilado, donde dormía la pequeña junto a sus dos hermanos gemelos, cuando él acudió a vigilarles, según allegados a la familia citados por la prensa británica.

McCann, que insiste en su inocencia y la de su esposa, Kate, en la misteriosa desaparición de su hija en mayo pasado, cree que el secuestrador estaba ya en el apartamento cuando él fue a ver si Madeleine y sus hermanos estaban dormidos, informa hoy el vespertino británico "Evening Standard".

Los padres de la pequeña, considerados "sospechosos" por la Policía portuguesa, se muestran convencidos, según el tabloide, de que alguien observó a Madeleine durante varios días mientras la familia veraneaba en Praia da Luz (Algarve).

Gerry McCann, que la noche de la desaparición estaba cenando con su esposa y unos amigos en un restaurante próximo, fue a ver si sus hijos estaban dormidos a las 21.05 hora local y vio que todos descansaban plácidamente.

La puerta del dormitorio estaba abierta y, aunque en aquel momento no le pareció extraño, hoy se dice seguro de que la había cerrado él mismo antes.

Gerry McCann ha dicho a sus amigos que está convencido de que el secuestrador la abrió y se escondió bien en el cuarto de baño, bien en el dormitorio del matrimonio cuando oyó sus pasos, relatan los allegados al "Evening Standard"

La hipótesis que manejan los McCann y los amigos británicos que veraneaban con ellos es que el secuestrador entró por el patio y que luego salió por una ventana ya con la pequeña en brazos.

Mientras tanto, el mismo periódico informa hoy de que hay un hueco de seis horas -entre las 14.29, cuando se tomó la última foto de Madeleine, y las 20.30, cuando Kate McCann se presentó para cenar con sus amigos- en el que se pierde el rastro tanto de la madre como de la hija.

El único que conoce los movimientos de ambos durante esas seis horas es Gerry McCann, y una fuente de la Policía Judicial portuguesa dice que se trata de establecer lo ocurrido entonces.

Según los detectives, la última foto de Madeleine es la que le hizo su madre mientras la niña, que estaba a punto de cumplir cuatro años, jugaba junto a la piscina del complejo de apartamentos donde veraneaba la familia.

Varios periódicos británicos informan hoy, por otro lado, de que la policía portuguesa que investiga el caso ha interrogado a un ex terrorista holandés llamado Eef Hoos, de 61 años, actualmente propietario de un horno donde se incineran cadáveres de animales.