Publicado: 31.08.2014 14:48 |Actualizado: 31.08.2014 14:48

Los padres del niño británico enfermo pasarán a disposición de la Audiencia Nacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los progenitores del niño británico de cinco años, que el pasado martes fue sacado sin consentimiento médico de un hospital londinense, pasarán mañana a disposición de la Audiencia Nacional en cumplimiento de una Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) emitida por Reino Unido.

Los padres son testigos de Jehová y fueron localizados gracias a la colaboración de un hostal de Torre del Mar, en Vélez Málaga, después de que la familia se registrara en el establecimiento hotelero.

El hijo mayor solicitó que les abrieran el garaje del hotel para aparcar un monovolumen con cristales tintados, y la recepcionista descubrió que la matrícula coincidía con la difundida por la Policía.

Los padres pasarán a disposición de la Audiencia Nacional, en Madrid, a las 9:30 horas de la mañana.

El juez central de instrucción de guardia que les tomará declaración y resolverá por las medidas a adoptar es Ismael Moreno, en sustitución del titular del Juzgado Central de Instruccion 5, de guardia esta semana.

El dispositivo de búsqueda comenzó a las 8.00 horas de ayer y han participado además de la Policía Nacional, agentes de la Guardia Civil y de la Interpol que se desplazaron a España para participar en la investigación.

La Interpol había informado a las fuerzas de seguridad españolas de que disponían aproximadamente de doce horas para localizar al niño ya que este portaba una máquina de alimentación con baterías que tienen autonomía para ese periodo de tiempo.

Durante toda el día de ayer los agentes rastrearon teléfonos de familiares así como cuentas de la red social para su localización.

Un responsable del hospital británico señaló a la cadena pública BBC que el niño "es un paciente de larga duración que tenía permiso para abandonar las instalaciones bajo la supervisión de sus padres como parte de su rehabilitación".

"Cuando su ausencia se hizo demasiado larga y el personal comenzó a preocuparse y, al no poder contactar con la familia, alertaron a la policía", afirmó.