Público
Público

Los padres del soldado israelí cautivo en Gaza inician una marcha a Jerusalén

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los padres del soldado israelí Guilad Shalit, cautivo en Gaza desde hace cuatro años, iniciaron hoy una marcha de doce días hacia Jerusalén para exigir al primer ministro, Benjamín Netanyahu, que acepte un canje con el movimiento islamista Hamás.

"Hoy salimos a un largo viaje para regresar con Gilad", dijo la madre del militar, Aviva, al partir esta mañana con su marido, Noam, desde el poblado de Mitzpe Hila, en el norte de la Galilea, hacia Jerusalén, a unos 200 kilómetros de distancia.

La marcha, de doce días de duración y destinada a conseguir el apoyo masivo del público para una concentración el próximo 8 de julio frente a la residencia oficial de Netanyahu, coincide con el cuarto aniversario del secuestro del soldado por milicianos palestinos.

Shalit fue capturado el 25 de junio de 2006 en un ataque de tres milicias palestinas a un base militar israelí en la frontera con Gaza y, desde entonces, está en paradero desconocido en Gaza y sin que ninguna organización de derechos humanos lo haya visitado.

Tan sólo en dos ocasiones sus captores le han permitido enviar una carta y un vídeo a su familia, que exige al gobierno israelí que acepte los términos de canje fijados por el movimiento islamista.

"Cuatro años lleva Guilad a la espera y todavía espera a que aquellos que lo enviaron (al puesto fronterizo) se decidan, espera a sus comandantes, espera al primer ministro, al ministro de Defensa, pero ninguno contesta", declaró su padre.

Las negociaciones para un canje están bloqueadas desde hace seis meses, cuando Hamás rechazó la última oferta de Israel de que muchos de los 450 presos palestinos a ser liberados -entre ellos los autores intelectuales y materiales de decenas de atentados suicidas contra blancos civiles israelíes- sean expulsados a Gaza, y no a Cisjordania, que es donde residían antes.

Según el dirigente islamista Mahmud A-Zahar, la cláusula es únicamente aplicable a aquellos presos que militan en el movimiento islamista, lo que la hace inaceptable.

La marcha que comenzó hoy la familia de Shalit se detendrá por diferentes poblados y ciudades israelíes para actos con los que recabar el apoyo de la población, que ya este fin de semana salió a la calle para apoyar un canje en las condiciones fijadas por Hamás.

El primer ministro alega que su gobierno no debe ser el blanco de las presiones del público porque sólo con una "posición rígida" en las negociaciones Israel logrará que los islamistas rebajen sus aspiraciones para un acuerdo.

En las últimas tres décadas Israel ha realizado al menos una veintena de canjes con organizaciones palestinas y libanesas que capturaron a militares o civiles israelíes.

El de Shalit se retrasa por el "precio" que exige Hamás y el dilema de si Israel, como Estado, debe liberar por un solo soldado a los responsables de la muerte de más de cuatrocientas personas en atentados terroristas, por el temor de que estos vuelvan a atentar y el precedente que sienta para futuros canjes.