Publicado: 23.12.2013 07:23 |Actualizado: 23.12.2013 07:23

El ‘padrino' de Flores podría indemnizar a las víctimas de la tragedia del Madrid Arena

La Policía apunta en el informe incluido en la pieza patrimonial del sumario y que está declarada secreta, a que Francisco Lavagni podría ser el testaferro del empresario madrileño

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Se llama Francisco Lavagni Porras y los empresarios de la noche madrileña le conocen por ser "el tío", "el abuelo", "el padrino" de Miguel Ángel Flores, promotor de la fiesta de Halloween en el Madrid Arena que acabó con la muerte de cinco chicas: Cristina Arce, Rocío Oña, Katia Esteban, Belén Langdon y María Teresa Alonso.

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía ha descubierto que durante este año Lavagni ha enviado a Flores casi un millón de dólares desde Panamá y Ecuador a la sociedad Canacur S.A., que gestiona el gimnasio Castellana Sport, aparentemente uno de los únicos negocios que le quedan en pie a Flores, aunque ni siquiera aparece en su consejo de administración.

La Policía apunta en el informe incluido en la pieza patrimonial del sumario y que está declarada secreta, a que Francisco Lavagni podría ser el testaferro del empresario madrileño. Sin embargo, la información que obra en poder de las acusaciones del caso apunta a que es al revés, Flores sería el testaferro de Lavagni, y así se lo intentarán demostrar al juez. Este matiz resulta importante a la hora de cobrar las indemnizaciones, debido a que este tiene parte de su patrimonio visible, no como el promotor del Madrid Arena que no tiene nada en propiedad ni aparece en los consejos de sus empresas.

El "padrino" de Flores tiene más de 70 años y es empresario y abogado, licenciado en la Universidad de Salamanca. Su despacho, Caisa Colsulting, del que es vicepresidente, está afincado en 54 países y se dedica al asesoramiento de Gobiernos y partidos políticos, además de tener negocios de importación y exportación. Según fuentes de los empresarios, Flores "heredó" algunas inversiones de Lavagni en España cuando esté decidió cruzar el océano hacia Costa Rica, lugar donde tiene gran cantidad de propiedades y desde allí abrir negocios junto con su pupilo en Panamá y Ecuador.

En Panamá organizan macrofiestas, en las que actúan artistas como Jennifer López. Este enero organizan uno de estos eventos. Además es habitual ver a Lavagni en actos de la alta sociedad. Le gusta codearse con el poder. En Ecuador también es fácil seguir el rastro de ambos.  Son socios del resort Nativa Bambú, donde se ha podido ver en diversas ocasiones al propio Flores y también se ha dejado fotografiar, y organizan grandes fiestas juntos. Pero Lavagni tiene mucho más poder e inversiones.

Es dueño de la cuadra de caballos Nativa Bambú con la que ha recibido diferentes premios gracias a su caballo Kennedy, su gran pasión. Su trabajo más polémico es el de asesor del Gobierno de la provincia de Guayas, cuya capital es Guayaquil, a 4 kilómetros de Santa Elena, provincia donde se ubica el resort que comparte con Flores. La oposición ecuatoriana acusa el gobernador de ser un títere de Lavagni y de ser este empresario quién realmente mueve los hilos de la provincia.

La relación entre ambos se extiende también a España, no sólo por la ampliación de capital de Canacur detectada por la UDEF. Lavagni es el propietario de la marca con la que Flores organizaba una de sus grandes fiestas, Klubbers. Además comparten consejeros entre sus empresas con las que se teje una madeja que oculta al verdadero propietario, según las acusaciones del caso.