Público
Público

La página web del Senado, que costó medio millón de euros, recibe apenas 4.000 visitas diarias

Aunque el día de su estreno sumó 65.200 entradas el interés ha ido disminuyendo. Los ciudadanos que entran a ver las instalaciones de la Cámara alta no superan las de 2011, pese a que el Congreso no celebró las jorn

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La página web del Senado, nacida en medio de una gran polémica el pasado día 12 de noviembre, no levanta cabeza pese a que el día de su alumbramiento registró cifras llamativas. Al menos formalmente porque nada más publicarse se pusieron de manifiesto deficiencias en su arquitectura informática que permitió que fuera saboteada minutos después de aparecer en la web.

El día de su publicación, según datos facilitados por el servicio de prensa de la Cámara alta a Publico, la nueva página recibió 65.209 visitas. Una cifra que, sin duda, estuvo sujeta a la polémica previa a su salida: un coste de casi medio millón de euros.

Esa cantidad fue considerada por algunos especialistas en informática como 'excesiva' para los contenidos que se anunciaban. Otros, sin embargo, estimaron que el coste era 'razonable', teniendo en cuenta el volumen de documentación que debía procesar. Sin duda los primeros alcanzaron mayor notoriedad.

Con todo, lo más llamativo fue que el mismo día 12 de noviembre, lunes, los contenidos de la página y su diseño novedoso pudieron ser alterados con relativa facilidad por algunos hackers, lo que contribuyó a alimentar la polémica y el aluvión de comentarios críticos sobre los responsables políticos que supervisaron la contratación y, sobre todo, ejecución de la nueva web. El vicepresidente de la Cámara alta, el conservador Juan José Lucas –ex presidente de la institución en una anterior legislatura– fue quien se ocupó de dar el visto bueno a la iniciativa en nombre de la Mesa del Senado.

El caso es que el primer día visitaron la página más de 65.000 internautas, una cifra que bajó espectacularmente al día siguiente: 24.002 visitantes. A partir de ahí la caída fue en cascada. El miércoles 14 los visitantes fueron ya sólo 8.157, una cifra que fue bajando hasta llegar a tan solo 1.778 al cumplirse la semana, el domingo 18. La segunda semana no mejoró mucho: arrancó el lunes con 4.160 visitas y terminó el domingo 25 con otras 1.915. La media durante esa semana, la última de la que se han facilitado datos, no alcanzó los 4.000 visitantes.

Este año el Senado está llamado a recuperar protagonismo como institución. El mismo día en que aparecía la nueva web la Cámara alta inauguró también una cuenta en Twitter. Apuesta por las nuevas tecnologías de su presidente, el conservador Pío García Escudero. Pero además, el Senado celebró en solitario, este martes y miércoles, las jornadas de puertas abiertas, una iniciativa que arrancó en el Congreso en 1997 y a la que se agregó la Cámara alta al año siguiente.

El Congreso no ha abierto sus puertas este año alegando la distorsión que generan los preparativos para acometer unas importantes obras para renovar su deteriorado tejado. Desde la oposición se sospecha que realmente ha habido miedo a que las puertas abiertas fueran aprovechadas por el movimiento 25-S para simbolizar la ocupación del recinto.

Sin embargo, los ciudadanos no han echado de menos el cierre del Palacio de la madrileña Carrera de San Jerónimo; al menos no han derivado su curiosidad hacia el edificio de la plaza de la Marina Española. En los dos días de apertura de sus puertas, el Senado ha tenido un número casi igual que el pasado año, cuando sí compitió con el Congreso: poco más de 6.000 visitantes. Al Congreso la media de visitantes superaba, en los últimos años, las 15.000 personas en dos días.

La última iniciativa para 'revitalizar' el Senado ha sido el traslado a su sede de la celebración institucional del Día de la Constitución. Por primera vez los pasillos de la Cámara alta acogen este jueves tal acontecimiento, que últimamente se limita a un discurso institucional del presidente de turno del Congreso de los Diputados ante cientos de invitados.

En esta ocasión también hablará ante los invitados institucionales su homólogo en el Senado, Pío García Escudero. El presidente de la Cámara alta ha aprovechado esta circunstancia para plantear formalmente que a partir de este año la celebración de este acto institucional se celebre de forma alternativa en cada una de las dos sedes parlamentarias. La última decisión la tendrá el presidente del Congreso de los Diputados, Jesús Posada, quien constitucionalmente preside las Cortes Generales, es decir, el conjunto de ambas instituciones. En pocas palabras, es quien más manda.