Público
Público

La PAH consigue alquiler social para once familias que vivían en un bloque ocupado en Terrassa

Catalunya Caixa retiró el jueves la demanda judicial para desalojar el edificio, ya propiedad de la Sareb. Las familias han sido realojas en viviendas vacías de la entidad con una renta de 150 euros al mes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Después de más de un año ocupando un bloque de viviendas vacío en la ciudad de Terrassa, once familias que habían sido desahuciadas pasarán a vivir en pisos bajo régimen de alquiler social, pagando 150 euros mensuales. Las casas son propiedad de Catalunya Caixa, entidad intervenida por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que esta semana llegó a un acuerdo con estas familias que entraron a vivir en el bloque después de que la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca) lo ocupara al comienzo de su campaña Obra Social de la PAH.

Los pisos a los que han sido destinados estaban vacíos, como otros miles de viviendas en todo el país que los bancos acumulan, y que, ahora, pasarán a cumplir la función social y constitucional de un bien de primera necesidad como es la vivienda. Los tiempos de la especulación inmobiliaria han llegado a su fin, pero mientras, entidades rescatadas con fondos públicos siguen acumulando pisos vacíos una vez que han desahuciado a sus inquilinos por impago.

Esta 'gran victoria', como la define la propia Plataforma en un comunicado, pone sobre la mesa que las tres reivindicaciones de la Iniciativa Legislativa Popular de la PAH que el Gobierno enterró al aprobar en solitario su reforma de la ley hipotecaria, no sólo son necesarias, sino que son posibles.

La moratoria de los desahucios, la dación en pago y el alquiler social, las tres medidas fundamentales y 'de mínimos' que proponía la ILP, no se materializaron en una norma, pero cada vez son más habituales tras la negociación de los afectados con las entidades bancarias.

Fuentes de Catalunya Caixa han confirmado a Público que estas once viviendas forman parte de una bolsa de pisos que la entidad nacionalizada está destinando al alquiler social. En concreto, según la entidad, tendrían una total de 1.800 viviendas vacías, de las cuales 600 serán gestionadas por organismos públicos y sociales como Cáritas y ayuntamientos de municipios con los que se ha llegado a ese acuerdo. El resto será destinado a ofrecer alternativas habitacionales a afectados por la hipoteca mediante el alquiler social.

El bloque en el que vivían hasta ahora fue uno de los dos primeros que la PAH ocupó cuando comenzó su campaña Obra Social, que consiste en ocupar viviendas vacías que pertenecen a los bancos para alojar a familias desahuciadas que no tienen adónde ir, ha explicado a Público Guillermo Domingo, miembro de la PAH de Terrassa, una de las más activas del país.

La ocupación fue en diciembre de 2011 y Catalunya Caixa cursó de inmediato una demanda, 'siguiendo el procedimiento habitual cuando se ocupa una propiedad privada', aseguran desde el banco. 'Hasta entonces se había realojado a familias en su misma vivienda', llegando a un acuerdo con las entidades para que se paralizase el desahucio o se la pudieran quedar en régimen de alquiler social tras una dación en pago, explica el activista. Pero ahora se buscan 'realojos colectivos en viviendas vacías, porque hay que poner el foco en el stock de pisos vacíos de los bancos mientras echan a familias a la calle', puntualiza Domingo.

Por eso, ocupar bloques que llevan varios años vacíos para que familias enteras no tengan que dormir en la calle está siendo una práctica cada vez más utilizada por la PAH. 'Ahora hay nueve bloques recuperados en Catalunya y en Andalucía hay 12 corralas', recuerda el activista, que asegura que la campaña ha crecido y  los once alquileres sociales conseguidos hoy 'son muy importantes' porque 'es la primera gran victoria de la campaña Obra Social la PAH'. Según este activista, es la primera vez que la PAH consigue 'arrancar un alquiler social a una entidad después de más de un año ocupando su edificio'.

'Vivimos en un estado de emergencia habitacional sostenido por el Gobierno y los bancos', dice un activista dela PAH 'Establece un precedente importante. No sólo para las ocupaciones públicamente defendidas, sino para los que en silencio tienen que enfrentarse a dar una patada en la puerta de una casa vacía para no dormir en la calle'.

Con este logro, la PAH resalta que la ILP era necesaria y factible. 'Si el Gobierno no quiere parar los desahucios, los paramos nosotros; si no quiere realojar a los desahuciados, los realojamos nosotros y si no tienen la decencia de promover el alquiler social, ya los conseguimos nosotros', explica este veterano activista por la vivienda de Terrassa.

'Vivimos en un estado de emergencia habitacional que están sosteniendo el Gobierno y los bancos. La Sareb - conocido como 'banco malo', que absorbió los activos tóxicos de bancos y cajas procedentes del pinchazo de la burbuja inmobiliaria, entre ellos, el bloque en el que vivían estas once familias- acumula viviendas vacías de sobra para ponerlas a disposición de la gente que las necesita. El Gobierno tiene que dar un paso al frente en ese sentido, si no la campaña se implementará aún más', sostiene.