Público
Público

La PAH se cuela en la prensa rosa para llegar donde antes no llegaba

La revista 'Pronto' pagará 150 euros al mes por el nuevo consultorio al que responde Ada Colau. "Yo no cobro nada, es para la plataforma", explica la activista que ve en ello una gran ayuda de cara a la campaña por la IL

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las ejecuciones hipotecarias están ocupando cada vez más espacio en el imaginario de la población española. Todo el mundo sabe qué son los desahucios y quiénes son los responsables de que se lleven a cabo. Ese era el objetivo de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), que desde hace cuatro años lleva dando la batalla contra este drama que deja a 500 familias sin casa cada día y con una deuda de por vida.

El siguiente paso de la PAH ha sido llegar a la prensa del corazón, infinitamente más consumida en España que los llamados grandes medios de información política, económica y social. Este lunes, la plataforma  estrenó un nuevo consultorio en la revista Pronto en el cual los lectores pueden exponer su caso o el de conocidos que pasen por el calvario de perder la vivienda o no poder pagar el alquiler. Algo que suscitó cierto debate en las redes sociales y dentro del propio colectivo, según han confirmado algunos de sus miembros.

Las preguntas serán contestadas semanalmente por Ada Colau, una portavoz de la PAH, tanto en Cataluña como a nivel nacional, que se ha convertido, sobre todo después de su comparecencia en la comisión del Congreso de los Diputados para tramitar la ILP (Iniciativa Legislativa Popular), en el rostro que la opinión pública identifica con la lucha contra lo que consideran 'un drama y una injusticia social': los desahucios. 'Respondo yo porque la revista exigía una firma y un trato personal a casos personales, pero las respuestas se escriben con la colaboración de toda la plataforma', explica Colau, quien también afirma que, a cambio de responder, existe una remuneración de unos 150 euros mensuales 'que no cobro yo, sino que los cobra la plataforma'.

La propuesta del semanario se le planteó como iniciativa individual, 'algo a lo que me negué por el carácter colectivo de este movimiento. Que quede claro: no es una cuestión personal, sino de todo el movimiento', recuerda.

'El consultorio me parece positivo porque nos permitirá seguir creciendo', afirma Colau.''Mayoritariamente, todo el mundo está de acuerdo a nivel interno. No he visto grandes discrepancias. Contactaron conmigo y con la plataforma de Barcelona porque surgió allí hace ya cuatro años y desde Barcelona se ha llevado casi toda la gestión. Recientemente se están desarrollando asambleas internas para elevar el nivel de coordinación, pero aún somos un movimiento ciudadano auto-organizado sin estructura fija que va creciendo y, el consultorio, en ese sentido me parece positivo porque nos permitirá seguir haciéndolo'.

De acuerdo con Colau está Iván García, portavoz de la PAH en Madrid y que participa también en el grupo de trabajo de comunicación de la plataforma. 'Hay varias opiniones sobre este tema' que, asegura, 'ha cogido por sorpresa a la mayoría'. 'A algunos les parece mal porque se está cobrando por ello', apunta. Aunque también recuerda que las iniciativas ciudadanas tienen gastos y necesitan financiación. Igual que aceptan donativos ¿por qué no van a aceptar parte de los réditos en publicidad que la revista obtendrá del consultorio?

Precisamente, parte de las críticas a la iniciativa llegaban por la parte mercantilista. ¿No es contradictorio que un colectivo con valores como la PAH le haga el juego publicitario a una revista que persigue el beneficio económico? Colau deja clara su respuesta con otra pregunta: 'y los demás medios de comunicación de masas ¿qué persiguen?'. 'No hay diferencia entre uno y otro medio. Hay mucha gente que lee Pronto y otra que lee El País, ve Tele5 o cualquier otro canal con los que siempre hemos colaborado. Nuestra intención siempre ha sido llegar al máximo de gente en general y, en contrato, de personas afectadas'. Por lo que ve esta nueva plataforma como algo 'coherente con el resto de nuestra política comunicativa'.

'La comunicación es un pilar fundamental para que el final de los desahucios llegue' Lo cierto es que el perfil del lector de la publicación es un sector de la población 'a la que se llega difícilmente a través de canales como redes sociales y páginas web. Muchos lectores de Pronto son personas que no consumen prensa cotidiana regularmente pero que también sufren este drama', argumenta García. Por eso y  porque cree que 'la comunicación es un pilar fundamental para que el final de los desahucios llegue', este activista no termina de entender que 'alguien pueda ver con malos ojos utilizar una plataforma u otra para ayudar a la gente, porque es lo que hacernos. Nosotros no vendemos ningún producto', dice.

Colau ve el consultorio como 'muchos otros medios que nos contactan y, en este caso, es una colaboración regular muy positiva porque nos permite llegar a mucha gente de poblaciones donde no hay todavía una plataforma a la que puedan acudir'.

'Con el consultorio y las pegatinas que distribuyeron se ha ayudado a la campaña por la ILP' Reconoce que 'unas líneas en una revista no van a solucionar un problema como una ejecución hipotecaria' pero explica que el acuerdo que se hizo con el semanario fue que 'el consultorio siempre estuviera en la página web de la plataforma para que la gente sepa dónde encontrarlo y dónde acudir. Creo que es bueno que un medio de comunicación de masas como esta revista, que es la más leída del país, haya pensado en una plataforma ciudadana que lucha por los derechos y la justicia social sin plantearlo como un tema de caridad, que es lo que hacen muchos otros medios', critica la activista.

'Con el consultorio y con las pegatinas que distribuyeron se ha ayudado a la campaña por la ILP y, con esta colaboración, podemos estar seguros de que hemos llegado a todas las peluquerías, salas de espera, consultorios y demás lugares. Así será más fácil que los diputados del PP se encuentren nuestro mensaje en cualquier sitio, que es lo que pretendemos. Que vean que el sentido común general nos está apoyando', concluye.