Público
Público

En los países en desarrollo, ser pobre aún implica ser delgado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Amy Norton

Aunque los problemas de salud"del primer mundo", como la obesidad y las cardiopatías, estánabriéndose paso en los países en desarrollo, un nuevo estudiorevela que se concentran principalmente en las clases media yalta, mientras los pobres siguen mal nutridos y con bajo peso.

En la década anterior, los científicos advirtieron que elexceso de grasa y los problemas de salud asociados, como ladiabetes y la enfermedad cardíaca, están creciendo en lasnaciones de bajos recursos.

Un estudio a siete años, por ejemplo, halló recientementeque las tasas de obesidad abdominal, hipertensión y diabetescrecieron de manera sostenida en los adultos jóvenes y urbanosde India.

También aumentó la brecha social dentro de los países endesarrollo: la población más rica y con mayor nivel educativoempezó a engordar, mientras que la población pobre se mantuvodelgada hasta límites considerados de riesgo.

Para determinar si esa brecha se está achicando, losautores del nuevo estudio analizaron el índice de masa corporal(IMC) de más de 547.000 mujeres de 37 países de ingresos mediosy bajos de Asia, Africa y Sudamérica.

El IMC es una medición del peso en relación con la alturaque permite determinar los niveles de obesidad y sobrepeso.

A unas 200.000 participantes se las entrevistó y pesó entre1991 y el 2003, mientras que al resto se las examinó entre 1998y el 2008.

En la mayoría de los países, el porcentaje de mujeres consobrepeso y obesidad creció anualmente. Pero esta tendenciatuvo una clara división según los niveles de ingresos.

Las mujeres más ricas tenían un IMC promedio más alto, unpatrón que no varió en el tiempo. Y mientras que también crecióla cantidad de mujeres con sobrepeso, la tendencia fue menorque en la clase alta y media.

En todos los países, el 18 por ciento de las mujeres máspobres (el 20 por ciento inferior de la escala, según losingresos) tenía sobrepeso en la segunda parte del relevamiento,comparado con el 45 por ciento del grupo más acomodado.

Básicamente, "los pobres se mantienen delgados", escribe elequipo en American Journal of Clinical Nutrition.

"No quiero minimizar el problema de la obesidad", dijo elautor principal del estudio, S.V. Subramanian, profesor desalud poblacional y geografía de la Universidad de Harvard.

Aun así, "necesitamos sumar información al debate" sobre elaumento del sobrepeso en el mundo en desarrollo.

En muchos países pobres, los alimentos siguen siendo muycostosos. Y los ciudadanos más empobrecidos, según señaló elequipo de Subramanian, simplemente no pueden comprarlos y asíaumentar las calorías que consumen.

FUENTE: American Journal of Clinical Nutrition, online 12de octubre del 2011