Público
Público

Países occidentales presionan a Rusia para que detenga la guerra en Georgia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Francia, EE.UU. y otras capitales occidentales presionaron hoy a Rusia para que detenga su ofensiva militar en Georgia, con la presentación en la ONU de una resolución que insta al cese inmediato de las hostilidades y al retorno de las fuerzas a las posiciones anteriores al inicio del conflicto.

El documento redactado por Francia, en calidad de presidente de la Unión Europea(UE), contiene los elementos que el presidente galo, Nicolás Sarkozy, presentará a las dos partes en el viaje que realizará el martes a Moscú y Tiflis.

"Nuestra intención es detener y poner fin a este conflicto", explicó el embajador adjunto de Francia ante la ONU, Jean Pierre Lacroix, al término de la reunión a puerta cerrada de hoy de los miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre la guerra en Georgia, la quinta que se celebra desde el pasado viernes.

Francia sustituyó a Estados Unidos como autor de la propuesta de resolución para tratar de hacerla más digerible para Rusia, luego del aumento de la tensión en los últimos días entre Moscú y Washington.

Lacroix indicó que el texto incluye un llamado al cese inmediato de las hostilidades, el repliegue de todas las fuerzas a las posiciones anteriores al inicio de la guerra, el respeto de la soberanía y la integridad de Georgia, y una iniciativa internacional para hallar una solución pacífica al conflicto.

Señaló que en las próximas horas transmitirán a los quince miembros del Consejo el texto definitivo de la propuesta de resolución con el objeto de someterlo a votación cuanto antes.

Los diplomáticos occidentales son conscientes de que Moscú ha rechazado hasta el momento estos términos, que Georgia sí acepta, pero esperan que la presión internacional los haga más receptivos a la negociación, dijeron fuentes diplomáticas.

Una de las posibilidades es que, si Moscú no acepta el cese de las hostilidades, se fuerce una votación en el Consejo para exhortarle a vetar la resolución en solitario y demostrar así su supuesto aislamiento internacional.

"Mantenemos intensas consultas con los rusos, ellos tienen su posición, pero nosotros proponemos una iniciativa de buena fe y sin controversia para recuperar la paz", apuntó Lacroix.

El embajador de EE.UU., Zalmay Khalilzad, indicó que la respuesta al borrador mostrará "las verdaderas intenciones" de Moscú.

Señaló que en la reunión volvió a preguntar directamente a su colega ruso, Vitaly Churkin, si el objeto de su "agresión a un Estado soberano" era derrocar al presidente pro occidental de Georgia, Mijaíl Saakashvili, a lo que éste contestó que "ésa no es la meta".

Consideró que el texto francés "cuenta con amplio respaldo" en el Consejo, por lo que su adopción "depende exclusivamente de Rusia".

"Cuanto más dure este conflicto, más graves serán las consecuencias para las relaciones entre Rusia y la comunidad internacional", agregó.

Por su parte, Churkin considero "prematura" la presentación del borrador y adelantó la oposición de su país por omitir la "agresión y atrocidades georgianas" en Osetia del Sur.

Negó sentirse "aislado" en el Consejo, pese a que la mayoría de sus miembros han llamado públicamente al cese de las hostilidades, y aseguró que su país no es el obstáculo a la paz.

"El problema es que para nosotros la situación no es tan simple como la quieren pintar mis colegas estadounidenses y georgianos", indicó después de la reunión.

Repitió que el objetivo de Rusia es proteger a las poblaciones civiles de Osetia del Sur y Abjasia.

Por eso, recalcó que las condiciones rusas son una completa retirada georgiana de Osetia del Sur y la firma de un acuerdo de no utilización de la fuerza entre Tiflis y las regiones secesionistas.

"¿Qué sucedería si nos retiramos y Georgia ataca de nuevo?", se preguntó Churkin, quien aseguró que la intención de Rusia es asegurarse de que el Ejército georgiano "no pueda volver a invadir Osetia del Sur".

En cuanto a las consecuencias del conflicto en las relaciones entre Moscú y Washington, observó que Rusia necesita tanto a EE.UU., como EE.UU. a Rusia.

Sin embargo, advirtió que Moscú cometería una "negligencia" si antepone sus relaciones bilaterales con la Casa Blanca a las vidas de surosetas y abjasos.

Georgia aseguró que acepta los términos del borrador y urgió a que el Consejo lo apruebe cuanto antes para evitar que Moscú vuelva a "ocupar" Georgia, como sucedió en 1921 ante "la pasividad" de la Liga de Naciones.