Público
Público

Países de la OEA reiteran el llamamiento al diálogo pero algunos critican al organismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La mayoría de los países miembros de la OEA reiteraron hoy su llamamiento al diálogo para que Costa Rica y Nicaragua resuelvan dentro o fuera del organismo su conflicto limítrofe, al tiempo que otros criticaron la actuación del ente.

El embajador de Argentina ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Martín Gómez Bustillo, señaló en la sesión plenaria de la vigésima sexta Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores convocada para analizar la crisis entre los dos países, que el "diálogo entre las partes es la única forma de solucionar esta controversia".

Argentina, dijo, "apoyará todos aquellos esfuerzos orientados a acercar a las partes, evitar una escalada de tensiones y a generar el entendimiento que lleve a resolver" esta disputa.

La embajadora de Ecuador ante la OEA, María Isabel Salvador, señaló que las posiciones entre Costa Rica y Nicaragua están demasiado enfrentadas e irreconciliables como para que la OEA pueda contribuir a resolver la crisis.

"Ningún Estado aquí, ni la OEA como tal puede resolver este diferendo que parte de posiciones radicalmente opuestas", dijo.

Pidió a Costa Rica y a Nicaragua que "sostengan un diálogo abierto y franco, con señales mutuas de buena voluntad más allá de las instancias internacionales a las que han acudido".

Ecuador se ofreció además como "facilitador de diálogo dentro de la OEA o fuera" de ella.

Costa Rica y Nicaragua se encuentran enfrentados desde el 21 de octubre cuando San José denunció que Managua vertía los sedimentos de un dragado que realiza en el río San Juan en su territorio y de haber "invadido" con efectivos militares un sector de Isla Calero que considera suyo.

Nicaragua mantiene que los militares se encuentran en su territorio soberano para combatir el narcotráfico.

San José ha llevado el conflicto a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y a la Secretaría de la Convención Ramsar sobre los Humedales de Importancia Internacional.

La representante alterna de Bolivia, Aylin Oropeza, pidió "dejar de poner condiciones" al diálogo y que éste se produzca al más alto nivel.

"Nicaragua primero y Costa Rica después decidieron recurrir a la CIJ. Ése es un punto de convergencia y de coincidencia. Es nuestro deber instar a las partes a seguir en este camino que ambos han identificado para solucionar" la crisis, consideró.

El embajador de Brasil ante la OEA, Ruy Casaes, lamentó que los países miembros no hayan sido capaces de generar un consenso, dado que el organismo se ha visto obligado a votar ya en dos ocasiones para aprobar resoluciones sobre el conflicto.

"Lamentamos que no haya sido posible preservar esta costumbre. No debe asemejarse a un virtual poder de veto individual", pidió.

La embajadora de EE.UU., Carmen Lomellin, había pedido antes del descanso que ambos países eviten que la situación "escale".

Su colega venezolano, Roy Chaderton, fue el más duro con la acción de la OEA, al hablar de una "crónica de una situación embarazosa anunciada" y de una reunión "curiosa".

"No recuerdo (...) una experiencia donde una reunión de consulta de cancilleres haya contado con tan reducida presencia" de ministros, subrayó.

Reiteró que no corresponde a la OEA tomar decisiones en un conflicto territorial, teniendo además en cuenta que Nicaragua no acepta la potestad de la organización en este tema.

Managua no ha acudido a la reunión de cancilleres.

"¿Qué podría pasar si nosotros tomamos una decisión que puede que sea contradicha después por la CIJ?", se preguntó Chaderton. "Podría ser una nueva situación embarazosa para la OEA", concluyó.

Abogó por propiciar un acuerdo directo entre las partes, un acuerdo sin precondiciones.

El embajador de Colombia ante la OEA, Luis Alfonso Hoyos, defendió la actuación de la OEA pero invitó a los países a mantener "la unidad dentro de la diversidad" y se avance en la resolución del 12 de noviembre para restaurar las condiciones anteriores a la crisis.