Público
Público

Pájaros comunes en libertad capturados

Jean-Luc Mylayne expone por primera vez en Madrid su exquisito trabajo fotográfico con los pájaros.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El trabajo que el fotógrafo francés Jean-Luc Mylayne viene haciendo desde los años 70 capturando en imágenes la vida de los pájaros, estudiando pacientemente su comportamiento y retratándolos sin alterar su hábitat, se presenta por primera vez en España, en una exposición que reúne alrededor de 80 imágenes.

La muestra, titulada Trozos del cielo en manos del tiempo se presenta en el Palacio de Velázquez de Madrid, y podrá visitarse hasta el 4 de abril de 2011, con los pájaros más comunes como protagonistas absolutos. Son gorriones, estorninos, carboneros, jilgueros, mirlos, lavanderas, azulejos, petirrojos..., desde los que frecuentan las pequeñas granjas de la Francia rural a los que viven en torno a los ranchos del suroeste de Estados Unidos.

Estas fotografías parecen construidas en el tiempo. El autor tardó en hacer cada una de ellas entre cuatro y cinco meses. Para captar tales momentos el fotógrafo viaja al hábitat del pájaro y comienza un trabajo de adaptación al entorno del ave, para que ésta actúe de manera natural y pueda ser retratada sin alterar el ambiente.


Tras haber estudiado las costumbres del ave, averiguado a qué hora frecuenta un lugar específico o cómo se desenvuelve en el sitio, el fotógrafo se toma algunas semanas hasta que el pájaro llega a acostumbrarse incluso al chasquido del obturador de su cámara.

Después de este proceso, el artista diseña la foto, porque sabe hacia dónde se va a mover el pájaro o cómo va a actuar; es decir, que éste ya ha establecido una confianza con la figura humana y actúa de forma natural.

Más que el de un naturalista, el planteamiento de cada fotografía es más inventivo y original, pues combina una significativa base conceptual, agudeza formal y una paciencia infinita.

Para realizar las imágenes, Jean-Luc Mylayne utiliza una máquina de gran formato y objetivos artesanales que han sido fabricados siguiendo sus instrucciones, lo que le permite lograr efectos únicos, adecuados a lo que busca y pretende.

El montaje de la exposición toma como punto de partida la arquitectura basilical del recientemente renovado Palacio de Velázquez del parque del Retiro. Bajo la bóveda de cañón y aprovechando los diáfanos espacios de este pabellón del siglo XIX, el artista ha introducido dos muros paralelos, creando así una nave que divide el edificio en tres espacios. La mayor parte de las fotografías instaladas en esta galería central, representan un pájaro solitario sobre un paisaje de color azul intenso.





www.museoreinasofia.es/index.html