Público
Público

Pajín, designada senadora tras seis meses de bloqueo

Voto en blanco del PP en una sesión a la que no asistió Camps

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Seis meses ha durado el boicot del PP valenciano al nombramiento de Leire Pajín, secretaria de Organización del PSOE, como senadora territorial. Les Corts Valencianes celebraron ayer un pleno extraordinario para zanjar un conflicto sin precedentes en la democracia española. Nunca antes, en 30 años, un partido había impedido la designación de un senador. Pajín contempló la votación desde la tribuna de invitados junto a Carmela Silva, portavoz socialista en la Cámara Alta, y Joan Lerma, ex presidente de la Generalitat. En el hemiciclo, destacaron los escaños vacíos de Francisco Camps que ayer regresó de Alemania, seis de sus consejeros y Ricardo Costa, ex portavoz popular y adalid del bloqueo a Pajín.

El resultado se ajustó a las quinielas previstas: 38 votos a favor, correspondientes a la bancada socialista, frente a los 56 votos en blanco que sumaron el resto de grupos. Un tímido aplauso destensó la seriedad en el rostro de Pajín, que se puso en pie para saludar a sus compañeros. A continuación, periodistas y algunos diputados se dirigieron en tropel hasta el Salón de los Espejos, en la zona noble del Parlamento, para asistir a la entrega de la credencial como senadora.

El boicot, subrayó la nueva senadora, 'no debería haberse producido jamás'

Durante el acto protocolario, el PP dio una auténtica lección de malabarismo político. Fue el caso de Rafael Blasco, su actual portavoz, que persistió una vez más en el argumento de que la número tres socialista era senadora 'gracias al PP, que ha corregido la torpeza con la que el PSPV planteó la designación'.

Leire Pajín tiñó de moderación sus palabras ante los medios y expresó su 'satisfacción' por 'un acto de normalidad democrática que otorga a los valencianos la representación que merecen'. Sólo mostró la cicatriz para decir que el bloqueo del PP 'no debería haberse producido jamás'. Fue la única crítica a una formación que ha perturbado el funcionamiento del Senado desde que, el 14 de mayo, el PSOE propuso a su secretaria de Organización como senadora por Valencia. De la importancia del bloqueo habla lo ocurrido el 21 de octubre, cuando el Grupo Socialista perdió una votación por un solo voto: el que debía haber emitido Pajín.

Ricardo Costa y seis consellers tampoco asistieron a la votación

Aquel incidente despertó todas las alarmas y las protestas arreciaron contra un boicot que se fraguó hace seis meses, con el PP desarbolado por el ciclón Gürtel. Los conservadores condicionaron la elección de Pajín a que el PSOE dejase de preguntar sobre la trama corrupta. Así lo denunció el 6 de octubre su portavoz, Ángel Luna, que llegó a calificar al PP valenciano de 'secta de pseudodemócratas autoritarios'.

En condiciones normales, Leire Pajín debería haber sido designada senadora tras la vacante que dejó Andrés Perelló para concurrir a las elecciones europeas en junio. Pero la holgada victoria en Valencia envalentonó a un PP que urdió todo tipo de trabas. Primero acusó a los socialistas de no cumplimentar correctamente la petición. Una vez superado este trámite, exigió que Pajín se sometiera a un examen de 'valencianidad' sobre asuntos como la lengua propia o los trasvases.