Público
Público

Pakistán elige a su nuevo presidente el 6 de septiembre

El Parlamento y las asambleas designarán al sucesor. Mientras, Nawar Sharif, líder del partido minoritario, amenaza la estabilidad del Gobierno actual al exigir la readmisión de los jueces expulsados por Musharraf

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un colegio electoral formado por los legisladores del Parlamento y el Senado nacionales y de las cuatro asambleas provinciales será el encargado de designar el sucesor de Pervez Musharraf.

Musharraf dimitió tras casi nueve años en el poder y su cargo fue ocupado interinamente por el presidente del Senado, Mohamadmian Sumro.

Las candidaturas para el puesto presidencial deberán ser presentadas entre los días 26 y 28 de agosto, explicó la fuente de la Comisión Electoral.

Cuatro días después de la renuncia de Pervez Musharraf a la presidencia de Pakistán, la estabilidad del actual Gobierno de coalición podría verse amenazada por la decisión de Nawar Sharif, de retirar a su partido, la Liga Musulmana de Pakistán– Nawar (PML–N), del Gobierno, si “los jueces expulsados por Musharraf [durante el estado de emergencia decretado el pasado mes de noviembre]no retornan a sus antiguos puestos”.

En una entrevista para The Wall Street Journal este jueves, Sharif dejó patente que entre los dos partidos mayoritarios de Pakistán hay varios temas de desacuerdo y éste es el más importante. El pasado martes hubo un primer acercamiento entre las dos facciones que terminó sin acuerdo y Sharif pone el viernes como fecha límite.

Tras las elecciones del pasado mes de febrero, el partido de Sharif, y el de la asesinada Benazir Bhutto, Partido del Pueblo de Pakistán (PPP), formaron una coalición para controlar al máximo a Musharraf. La salida del partido del PML–N dejaría vacío un hueco que el PPP no tendría más remedio que rellenar con partidos minoritarios y que dejarían el futuro del país de nuevo en demasiadas manos.

Y mientras se decide el devenir del Gobierno, empiezan a llover los nombres de los candidatos a suplir a Musharraf. Por una parte está el viudo de Bhutto, Asif Ali Zardari, hoy líder del PPP, que es considerado un candidato aperturista del agrado de EEUU y la UE.

El segundo partido de la coalición de Gobierno, la Liga Musulmana-N del ex primer ministro Nawaz Sharif, aún no ha anunciado si presentará un candidato alternativo.

La prensa ha especulado estos días con que la Liga-N es partidaria de conceder el cargo a una persona procedente de una provincia pequeña, pero tampoco se ha descartado la posibilidad de que el propio Sharif opte al puesto, al que sus críticas a Washington por su apoyo a Musharraf y su relación con grupos islamistas, le pasarían factura.

Especulaciones sucesorias aparte, Pakistán sigue inmerso en el caos. Este jueves, cerca de Islamabad, dos terroristas suicidas acabaron con la vida de 59 personas al inmolarse a las puertas del principal complejo industrial del país, cuando salían los trabajadores, informa Reuters. Los talibanes de Pakistán reclamaron la autoría del atentado como represalia por la ofensiva del Ejército contra la insurgencia en la demarcación tribal de Bajaur, en la frontera con Afganistán.