Público
Público

Pakistán investiga el "mayor" atentado de su historia, con 53 muertos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno de Pakistán calificó hoy como el "mayor atentado" de la historia del país el ataque suicida del hotel Marriott de Islamabad, que dejó, según fuentes oficiales, 53 muertos y 266 heridos, entre ellos varios extranjeros.

En el pasado, Pakistán ya había sufrido atentados más sangrientos, pero el titular del Interior, Rehman Malik, se refirió, en rueda de prensa, a que esta vez los terroristas utilizaron 600 kilos de explosivos de mayor calidad, como el TDT y el RDX.

"Teníamos información sobre un posible atentado en Islamabad. Esta acción estaba muy bien planeada", dijo Malik, que negó fallos de seguridad.

Aunque por el momento nadie ha reivindicado la acción, según el dirigente el atentado fue planeado por alguno de los grupos que opera en las áreas tribales del noroeste paquistaní, y varias líneas de investigación apuntan a Al Qaeda.

En su rueda de prensa, Malik presentó un vídeo con imágenes de un circuito cerrado de televisión, que muestran la secuencia de hechos que precedieron al atentado, ejecutado con un camión cargado de explosivos.

El vídeo recoge la llegada del camión al control de seguridad del hotel, donde el conductor se suicida haciendo estallar una pequeña carga explosiva y causa un incendio en la cabina del vehículo.

Los guardas huyen ante lo sucedido, aunque más tarde se recomponen y uno de ellos intenta incluso apagar el fuego con un extintor, sin evitar que el fuego llegue a la parte trasera del camión y provoque el estallido final.

La explosión dejó un cráter de 17 metros de diámetro y se vio además acompañada del estallido de una tubería de gas, lo que generó un incendio que atrapó a varios huéspedes del Marriott, muy frecuentado por extranjeros y hombres de negocios.

El objetivo, dijo Malik, era empotrar el camión contra el recibidor del hotel, pese a que horas antes él mismo había indicado que los autores podrían haber tenido como objetivo primario actuar contra alguna de las autoridades del país.

"Si el camión hubiera logrado alcanzar el recibidor del hotel rompiendo los cristales, el daño habría sido mucho mayor", declaró.

Los terroristas lograron evitar los controles de seguridad porque hicieron pasar el camión bomba por un vehículo de transporte de materiales de la construcción.

Malik dijo no querer "ayuda exterior" para la investigación del atentado, en el que confirmó la muerte de cuatro extranjeros, entre los cuales hay dos estadounidenses, un vietnamita y el embajador checo en Pakistán, Ivo Szdarek.

"Vivía desde hace un par de meses en el Marriott. Estaba buscando residencia en la capital. Se trataba de una persona estupenda, joven, deportista", dijo a Efe sobre la muerte de Szdarek una fuente diplomática.

Entre los heridos hay además once extranjeros que fueron rescatados por los equipos de ayuda en el interior del hotel, donde esta mañana los bomberos se afanaban todavía por controlar el fuego.

Los equipos de rescate no pudieron actuar inmediatamente porque el fuego alcanzó una temperatura de 400 grados en menos de una hora, y ya hoy han recuperado varios cadáveres carbonizados entre los restos del hotel, objetivo de varios ataques en el pasado.

Aparte de suscitar la condena de medio mundo, el atentado ha generado una honda preocupación en la comunidad expatriada de Islamabad, y de hecho las embajadas de la Unión Europea debatirán mañana la toma de medidas de seguridad en la capital paquistaní.

Asimismo, la ONU también está considerando pasar a fase 3 de seguridad, con medidas estrictas para la seguridad familiar de su personal en Islamabad.

Mientras, las autoridades han formado un equipo de investigación de ocho personas que enviará un informe inicial al Ministerio del Interior con los primeros datos sobre lo sucedido.

A la espera de lo que aporte la investigación, las principales autoridades de Pakistán ya han reaccionado al atentado: ayer, el presidente, Asif Alí Zardari, calificó el terrorismo como un "cáncer", y hoy el primer ministro, Yusuf Rezá Guilani, trató de transmitir firmeza a sus compatriotas.

"Nadie doblegará el ordenamiento legal del Estado", dijo el primer ministro.