Público
Público

Pakistán se olvida de los refugiados

La ofensiva en Waziristán ha desplazado a 175.000 personas y los campamentos están atestadosUna catástrofe evitable, por Carlos E. Bayo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pakistán no está escatimando esfuerzos en su persecución de los talibanes en la provincia de Waziristán Sur. Y lo hace incluso a pesar de estar generado una catástrofe humanitaria entre su propia población. Los campos para refugiados más próximos a esa zona están saturados, por lo que aproximadamente 4.000 personas han decidido huir hasta núcleos urbanos como Rawalpindi o la capital, Islamabad, pero las autoridades les están negando la asistencia.

La mayoría de los 175.000 desplazados por los enfrentamientos se quedaron en los distritos de Dera Ismail Khan y Tank, pero la saturación ha provocado estas migraciones en masa dentro de territorio paquistaní. 'En las últimas semanas está viniendo mucha gente a estas zonas', admitió a la agencia Efe Haji Safiq Razaq, de la ONG paquistaní Laraib Welfare Trust.

El viaje para esas 4.000 personas no es ni mucho menos agradable, ya que Rawalpindi o Islamabad quedan a más de 600 kilómetros de los campamentos para refugiados. 'Los que llegan se quejan de que en  está todo saturado, de que allí no pueden hacer nada para ganarse la vida y, como tienen familiares en la ciudad, optan por venir aquí', explicó el trabajador humanitario.

Razaq atendió a Efe en un pequeña oficina de paredes blancas, amueblada sólo con una mesa y bancos para sentarse, en una barriada conocida como Ittefaq a las afueras de Rawalpindi. El barrio se ha convertido desde 2008 en el destino de muchas personas que huyen de las continuas ofensivas del Ejército contra la insurgencia en el conflictivo noroeste del país.

'En Ittefaq hay gente de las áreas tribales de Mohmand y Bajaur, también del valle de Swat (norte), y los recién llegados son los de Waziristán del Sur. Para ellos también hay sitio', aseveró Razaq con una sonrisa.

De acuerdo con sus cálculos, ya son en torno a un centenar las familias de esta región que se han unido a la colonia de Ittefaq. Lo han ido haciendo en los últimos meses, pues desde junio el Ejército venía anunciando su operación contra el feudo talibán, que comenzó hace poco más de tres semanas. Ahora ocupan habitaciones que les ceden sus parientes o alquilan viviendas que pagan con el poco dinero que obtienen ofreciéndose como albañiles o vendiendo productos en los bazares locales.

La mayoría pertenecen a la temida tribu pastún Mehsud, la misma del líder de los talibanes, Hakimulá Mehsud, y a cuyo territorio, el tercio nororiental de Waziristán del Sur, se circunscribe la ofensiva actual.

Según el mando militar paquistaní, en ese territorio se encuentra el 'nervio central' y feudo de Tehrik-e-Taliban Pakistan, movimiento que aglutina a diversas facciones talibanes y que ha reivindicado la mayoría de los atentados terroristas que han sacudido al país surasiático desde la creación del grupo a finales de 2007.

Refugiados en el campamento de Dera Ismail Khan. AFP

En la colonia de desplazados, casi una decena de hombres del mismo clan que Hakimulá Mehsud rehúsan hacer comentarios a Efe sobre los talibanes y subrayan que ellos son gente 'sencilla' que se ha visto 'envuelta en problemas'. 'No entendemos lo que sucede, está muriendo mucha gente inocente. Hemos dejado casi todo lo que teníamos y ahora estamos fuera de lugar', expuso Sadiq Gul, natural de la población de Sherwanki.

Otro desplazado, Rehmatulah Jan, de Sararoga, bastión insurgente en el que las tropas dicen estar consolidando posiciones, criticó que los aviones militares destruyeran una residencia y una 'madrasa' (escuela coránica) y causaron víctimas civiles, antes de que él huyera de su casa.

'Estamos en medio del huracán y nadie hace nada. A los desplazados de Swat les pusieron incluso autobuses y a nosotros nos bloquean las carreteras de salida. Para salir de Waziristán muchos tuvimos que pagar precios desorbitados o caminar varios kilómetros y, ahora que estamos fuera, no recibimos ayuda', lamentó otro lugareño.

Según Ariane Rummery, portavoz en Pakistán del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, 'aún no se ha preparado un mecanismo de registro' para estas personas y 'todo depende de la decisión que tome el Gobierno' al respecto. 'Por el momento, no se está registrando a las personas que salen fuera (de la zona de asistencia humanitaria). No se pueden tener registros en todo el país', se justificó.