Público
Público

Un pakistaní mata a su esposa por oponerse al matrimonio concertado de su hija

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un hombre de origen pakistaní mató a su esposa de una pedrada cuando ésta intentaba defender a la hija de ambos durante una violenta discusión, ocurrida en su casa de la provincia italiana de Módena, por su rechazo a aceptar un matrimonio concertado.

Tras conocer los hechos, la ministra para la Igualdad de Oportunidades italiana, Mara Carfagna, pidió hoy ser admitida como parte civil en el proceso contra el padre de la joven y subrayó que "Italia no acepta tradiciones que violan el derecho de las mujeres".

Los hechos tuvieron lugar este domingo en la localidad norteña de Novi, en la provincia de Módena, a raíz de una discusión en la que el agresor, Ahmad Kahn Butt, de 53 años, y su hijo de 19 Humari, reprendieron a la joven Nosheen, de 20 años, que se negaba a contraer matrimonio con el hombre elegido por su padre.

Durante la pelea, informaron los medios de comunicación italianos, Humari golpeó a su hermana Nosheen con un palo en repetidas ocasiones.

La madre de ambos jóvenes, Begm Shnez, de 46 años, intentó proteger a Nosheen, a lo que su marido, Ahmad Kahn Butt, reaccionó lanzándole una piedra que la golpeó en la sien provocándole la muerte.

Padre e hijo fueron arrestados por los Carabineros (policía militarizada), que habían sido alertados por los vecinos que fueron testigos de la pelea, mientras madre e hija fueron trasladadas al hospital de la localidad.

Begm Shnez falleció caminó del hospital, mientras Nosheen recibió las curas necesarias y se encuentra fuera de peligro pese a la gravedad de sus heridas.

Los medios de comunicación italianos han coincido en señalar las similitudes entre el caso de Nosheen y el de Hina Saleem, otra joven de origen pakistaní que también se había opuesto a un matrimonio concertado y que fue asesinada por su padre en 2006, ya que éste consideraba que su hija no respetaba las normas de su cultura.

En ese caso, la Justicia italiana condenó al padre de Hina Saleem a treinta años de cárcel.