Público
Público

El Palacio de Vistalegre de Madrid se convierte en una fiesta con los actores de "Luna nueva"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Envueltos por un griterío ensordecedor que envidiaría el grupo de rock más pintado, los actores de la saga "Crepúsculo" han compartido esta tarde, en el Palacio de Vistalegre de Madrid, un encuentro festivo junto a 5.300 seguidores de la saga vampírica creada por Stephanie Meyer.

Una cola inmensa, formada en su gran mayoría por un público femenino, rodeaba el recinto capitalino cuando aún quedaban varias horas para ver en acción a Robert Pattinson, Taylor Lautner y Kristen Stewart, intérpretes protagonistas de "Luna nueva", segunda entrega cinematográfica de la serie "Crepúsculo".

Tres horas antes del inicio del espectáculo, el estruendo era notorio incluso a varias calles de distancia. "Robert, Robert, Robert", aclamaba el gentío congregado, que tampoco se olvidó de vitorear al resto del reparto de la película en repetidas ocasiones.

"Yo sólo vengo por ver a Robert (Pattinson), que está buenísimo", exclamaba Sandra, una quinceañera a la que acompañaba su amiga Leticia, cuyas preferencias se inclinaban a favor de Taylor Lautner. "Ese sí que es guapo", declaraba al tiempo que no podía reprimir una risilla nerviosa.

Por motivos de seguridad y de falta de espacio, el aforo se limitó a un tercio de su capacidad, lo que provocó el consiguiente enfado de las miles de adolescentes -unas 3.000- que no pudieron acceder al interior del pabellón. "Esto es una mierda de organización", coreó la muchedumbre.

Dentro del Palacio, la velada arrancó al ritmo que propusieron los acordes punk-pop de No Way Out, trío catalán que firma la canción "Sed", incluida en la banda sonora de "Luna nueva" junto a las aportaciones de grupos como The Killers o Muse.

Al tiempo que los músicos abandonaban el escenario, unos focos iluminaron las cabezas de dos chicas que, a buen seguro, se convirtieron en las más antipáticas del Palacio, ya que el premio no era otro que conocer en persona a Pattinson, Lautner y Stewart.

El presentador y modelo Jorge Fernández fue el maestro de ceremonias, el encargado de caldear los ánimos de un público que, por otra parte, no necesitaba grandes estímulos para rugir a cada momento.

Sobre una enorme pasarela roja en forma de "T" desfilaron, por este orden, el director de la película, Chris Weitz, la actriz Kristen Stewart, Robert Pattinson -cuyo recibimiento fue apoteósico- y Taylor Lautner, quienes enseguida se lanzaron a firmar autógrafos, por espacio de varios minutos, a los aficionados que se agolpaban en la pista.

Que suban arriba, que suban arriba", suplicaron, sin éxito, las voces que retumbaban desde el graderío.

Las firmas dieron paso a una sesión de preguntas que, formuladas por el público a través de la página web de una conocida marca de refrescos, permitieron descubrir que el cineasta Chris Weitz está casado con una mujer nacida en Sitges.

Como no podía ser de otra manera, el mejor momento de la noche llegó de la mano de Robert Pattinson, que cuestionado acerca de las ventajas de ser un vampiro, respondió: "Te da la oportunidad de salir con chicas tan guapas como Kristen".

El fin de fiesta llegó con la proyección, en una pantalla gigante que rodeaba la mitad del Palacio, de una serie de escenas de "Luna nueva", un filme que se estrenará en España a escala mundial el próximo miércoles.