Público
Público

Paleontólogos de 12 años

El Museo del Jurásico de Asturias atrapa a grandes y pequeños por su espectacular ubicación en la costa, su rigurosa labor de divulgación científica y un amplio programa de actividades, especialmente dirigidas al p&uacut

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Museo del Jurásico de Asturias abrió sus puertas el 1 de abril de 2004. Está situado en un lugar privilegiado, la rasa de San Telmo, a 155 metros sobre el nivel del mar en el concejo de Colunga, uno de los que forma parte de la llamada costa de los dinosaurios, en la que hay una gran abundancia de huellas y restos jurásicos.

Concebido como un mirador del paisaje jurásico asturiano, las espectaculares vistas al mar sorprenden tanto al visitante como el propio museo, que haciendo un guiño a su contenido, es un edificio peculiar con forma de huella tridáctila. Obra del arquitecto Rufino García Ulibelarrea, una gran estructura de madera procedente de bosques escandinavos forma un entramado de arcos de medio punto paralelos entre sí, que simulan las costillas de los dinosaurios, correspondiéndose cada uno de los dedos de la gran huella con cada uno de los tres periodos de la era Mesozoica. La superficie total del edificio entre la planta primera, la baja y el sótano se acerca a los 5.000 metros cuadrados.

En materia de contenidos cabe decir que el tiempo es el gran hilo conductor del MUJA. Una secuencia temporal que abarca los tres periodos mayores del Mesozoico: Triásico (250-205 millones de años antes de nuestra era), Jurásico (205-140 millones de años) y Cretácico (140-65 millones de años). Hay una especial dedicación a las distintas faunas de dinosaurios durante el Mesozoico y a las transformaciones de la geografía europea a lo largo de esta era, con un módulo dedicado a explicar la historia geológica de Asturias. Un periodo, el asturiano, que contiene porciones de los 600 últimos millones de años de la vida en la Tierra.

Es un museo, diviértete
Este es el lema del MUJA. Y no puede ser más acertado, puesto que de las múltiples actividades que se organizan, las destinadas a los niños son las más interesantes, convirtiendo a este museo en uno de los más atractivos para las familias. Una sala especialmente habilitada en la planta inferior del museo para los más pequeños acoge diversos talleres en los que los niños se introducen en el apasionante mundo del Jurásico.

Pisando fuerte es un taller dirigido a niños de 4, 5 y 6 años, en el que aprenden a identificar los tipos de huella que dejaría un dinosaurio, atendiendo a lo que comían y a su modo de caminar. Los niños realizan una huella en escayola de su dinosaurio favorito simulando 'auténticos fósiles'.

¿Serías un buen paleontólogo? es una actividad dirigida a niños de 8 a 12 años que fomenta el trabajo en equipo, con la que comprenden el proceso de excavación en un yacimiento y el trabajo de estudio en el laboratorio. Los niños buscan fósiles en amplios cajones de arena, los identifican y clasifican y crean sus propias fichas como auténticos paleontólogos.

El taller El jurásico en la historia está pensado para niños de 13 a 14 años y les anima a identificar los hechos sucedidos y relacionarlos con su periodo geológico, a través de varias tarjetas que identifican especies, extinciones y yacimientos.

Estos talleres se realizan durante todo el año. En verano, también se puede disfrutar de otro tipo de actividades. Se trata de las llamadas Noches Jurásicas del MUJA, una visita nocturna al museo realizada por un equipo de animadores teatrales, en la que varios personajes guían al visitante por un recorrido por el museo lleno de sorpresas, con efectos especiales, sonidos y personajes acorde con la temática. Un interesante viaje al pasado con un toque de humor en el que de manera inesperada, algunos dinosaurios cobran vida.




www.museojurasicoasturias.com