Público
Público

Un palestino reclama una indemnización millonaria a Brüno

El equipo de Sacha Baron Cohen manipuló a Ayman Abu Aita y lo presentó como un terrorista en la película

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las parodias de Sacha Baron Cohen pueden llegar a tener daños colaterales bastante graves y Ayman Abu Aita es una prueba de ello. Este palestino aparece en la película Brüno como un terrorista palestino miembro de las brigadas de Al Aqsa, lo que le ha costado, según él, su vida entera. Aita ha sido apartado por su comunidad que, tras ver el filme, le considera peligroso. Ahora reclama una indemnización millonaria.   

'Soy pacifista y además cristiano', cuenta Aita en el diario Il Corriere della Sera. 'Después de salir en la película, mi imagen pública en la sociedad palestina ha quedado completamente destruida. Ya no existo', se lamenta.

Aita aparece en Brüno como un terrorista de Al Aqsa, lo que le ha generado numerosos problemas con sus vecinos. 'Alguien debe pagar por el daño que me han hecho', exige. Ese daño a su imagen es cuantificable. Ahora piensa pedir 155 millones de dólares a los productores como indemnización por lo que él considera un 'engaño'. 'Sacha Baron Cohen es un mentiroso', apostilla.

Preguntado sobre el motivo que le lleva a pedir tal cantidad, Aita afirma que no se mueve por el dinero, aunque quizá esa suma pueda restaurar su honor de alguna manera. 'Me han llegado a amenazar de muerte', asegura.

Durante el rodaje, Aita se prestó a ser interrogado por Brüno sobre el conflicto de Oriente Medio. El equipo lo montó de tal manera que parecía que el protagonista de la película había logrado colarse en un campamento secreto de Al Aqsa en Jerusalén. Aita fue presentado como uno de sus miembros que se había prestado a responder a las preguntas de Sacha Baron Cohen sobre la lucha armada.

El pasado mes de julio, en el programa de la CBS de David letterman, el actor contó cómo consiguió contactar con Aita, al que en todo momento calificó de terrorista.

'Llamamos a un contacto que tenemos en la CIA para preguntar si podríamos acceder a entrevistar a alguien de las brigadas de Al Aqsa. Finalmente conseguimos el teléfono de esta persona que vive en una zona en la que hay terroristas'.

El contacto que consiguieron fue el de Aita. Y el campamento secreto no era otro sitio que el hotel Everest en el West Bank. La productora alquiló todo el edificio y llevó allí su equipo para entrevistarle.

Durante el encuentro, Brüno le preguntó a Aita si creía que su rey Osama Bin Laden parecía 'un mago mugriento o un Santa Claus sin hogar'. El entrevistado pidió hasta en tres ocasiones que le repitiera la pregunta, pero el equipo subtituló sus palabras como si estuviera exigiendo a Baron Cohen que se fuera de allí.

Lo peor para este político palestino, que se presentó como candidato de Al Fatah, el partido del presidente Mahmud Abás, no terminó en la entrevista. La manipulación de Cohen sirvió a las brigadas de Al Aqsa para elevar la voz en defensa de Aita, con lo que su supuesta relación con las brigadas islamistas se hizo aún más pública.

En un comunicado, Al Aqsa criticaba que se hubiera 'utilizado de manera sucia a un hermano. Nos reservamos el derecho de contestar a esta infamia que forma parte de una conspiración contra nosotros'.

Aita niega durante la entrevista cuaquier relación con ellos. 'Soy cristiano, me presenté a las elecciones con Al Fatah, he estado dos veces en EEUU y nadie en la frontera me identificó como un terrorista'.

En 2003 fue detenido por el Ejército Israelí y puesto en libertad después de que no se encontraran cargos contra él. 'La construcción de un estado palestino está en el corazón de cada uno de nosotros pero esto no justifica los medios', dice al diario.

Il Corriere se pregunta a quién irá el dinero en caso de que prospere su demanda. El periódico especula con que Al Aqsa se podría llevar 115 millones de los que reclama.