Público
Público

Los palestinos muertos superan los 900, según médicos en Gaza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Nidal al-Mughrabi

Las tropas israelíes combatían el lunes con los milicianos de Hamás, manteniendo la presión militar contra el grupo islamista pero aún sin realizar operaciones militares urbanas, algo que complicaría los esfuerzos diplomáticos para poner fin a la guerra en Gaza.

Responsables médicos dijeron que la cifra de fallecidos palestinos en la ofensiva que Israel comenzó hace 17 días ya ha superado los 900, entre ellos al menos 380 civiles. Israel afirma que han muerto tres civiles y 10 soldados israelíes a causa de los cohetes de Hamás.

En las líneas de combate de los suburbios de una Gaza llena de escombros, los soldados israelíes y milicianos de Hamás seguían con los combates.

Residentes y periodistas locales dijeron que las tropas israelíes y los tanques habían tomado posiciones en áreas abiertas, buscando penetrar en las defensas de la guerrilla en zonas edificadas, donde hay bombas trampa, francotiradores y combatientes con lanzagranadas.

Entre los objetivos de los ataques aéreos han estado las casas de líderes de Hamás, que según Israel contienen arsenales de armas.

No obstante, las fuerzas israelíes aún evitaban iniciar una tercera etapa con la que habían amenazado en la ofensiva más cruenta contra los extremistas palestinos en décadas, lo que supondría más presión contra Ciudad de Gaza y otras áreas urbanas para apoyar los ataques aéreos y la ofensiva terrestre.

En una conferencia de prensa en Washington, el presidente estadounidense, George W. Bush, dijo que espera que la violencia termine antes de que Barack Obama asumiera el cargo el 20 de enero.

"Estoy a favor de un alto el fuego sostenible, y una definición de alto el fuego sostenible es que Hamás deje de lanzar cohetes contra Israel", afirmó, y agregó que Israel tiene el derecho de defenderse, pero que debe ser consciente de las "personas inocentes" en la Franja de Gaza.

Israel inició su campaña con la intención declarada de detener el lanzamiento de cohetes a través de la frontera, pero el Estado judío ha recibido críticas internacionales por las víctimas civiles palestinas.

Egipto ha intentado mediar en un alto el fuego, que según Israel debe asegurar que Hamás no se pueda rearmar. Hamás quiere que Israel ponga fin a su ofensiva por tierra, mar y aire y levante el bloqueo sobre la Franja de Gaza, territorio que controla desde 2007.

Trabajadores médicos dijeron que las fuerzas israelíes mataron el lunes a nueve palestinos, incluidos al menos cinco civiles.

DIVISIONES POLITICAS

En una entrevista con la radio del Ejército israelí, la ministra de Exteriores, Tzipi Livni, candidata a primera ministra en las elecciones del 10 de febrero, no dio indicios de cuándo podrían terminar la operación.

Fuentes políticas dijeron que Livni, presidenta del partido gobernante Kadima, y su principal socio de coalición, el ministro de Defensa, Ehud Barak, líder de los Laboristas de centroizquierda, quieren detenerla lo antes posible.

Pero las fuentes señalaron que el primer ministro saliente, Ehud Olmert, que dimitió como líder de Kadima en septiembre, no está de acuerdo y planea plantear el tema en una reunión del gabinete en el que tiene apoyo.

La cifra de muertos desde que Israel comenzó su operación ya se sitúa en 909, según responsables médicos en Gaza. Además, alrededor de 3.600 palestinos han resultado heridos.

o casi 400 - eran mujeres y niños. Israel, que dice que ha matado a "cientos" de combatientes, ha cuestionado las cifras de muertes civiles de Gaza, pero no ha ofrecido su propia estimación.

Periodistas de Reuters que cubren los ataques y las instalaciones hospitalarias han visto decenas de cadáveres de mujeres y niños. Israel ha acusado a Hamás, que opera en zonas densamente pobladas, de usar a civiles como escudos humanos.

El responsable de Hamás Osama Hamdan dijo que los delegados que sostuvieron una ronda de conversaciones el domingo en El Cairo, han vuelto a Damasco para consultas con líderes del grupo y para formular una posición final sobre la iniciativa egipcia.

Israel, que rechazó un alto el fuego de la ONU la semana pasada por considerarlo imposible, quiere que se detengan los lanzamientos de cohetes y trata de impedir que Hamás se rearme a través de los túneles bajo la frontera entre Egipto y Gaza, en un área conocida como el pasillo de Filadelfia.