Público
Público

Palin intentará acallar las críticas en su presentación al electorado de EE.UU.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La candidata republicana a la vicepresidencia de Estados Unidos, Sarah Palin, pronunciará hoy el discurso más importante de su vida, en el que intentará darse a conocer a los votantes y acallar las dudas sobre su pasado.

La gobernadora de Alaska se familiarizó hoy con el estrado del Xcel Energy Center, el estadio de hockey convertido en sede de la convención republicana, desde donde se dirigirá a los delegados y a la nación.

Será un salto tremendo para una mujer de 44 años que hace seis era tan solo alcaldesa de Wasilla, una localidad de menos de 7.000 habitantes.

Los analistas republicanos prevén que las bases del partido la recibirán como una estrella de rock, comparable, quizás, a Barack Obama en el lado demócrata.

"Ha generado un nivel de emoción que no existía antes", opinó Grover Norquist, presidente del grupo "Estadounidenses a favor de la reforma tributaria", una asociación de nombre aburrido pero de gran influencia en el partido.

A su juicio, la derecha religiosa "estaba muy malhumorada con McCain", pero le ha encantado la elección de Palin, que se opone al aborto, al matrimonio entre homosexuales y cuenta con numerosas fotos con armas de todo tamaño en las manos.

Con la ayuda de algunos de los mejores escritores de discursos republicanos, Palin tendrá la oportunidad de definirse como persona para el resto del país, que lo que ha oído sobre ella en los últimos días son revelaciones sobre su vida familiar y críticas sobre su poca experiencia.

En el lado personal se prevé que al final del discurso comparta el estrado con toda su familia, incluida su hija Bristol, de 17 años, que ahora se sabe que está embarazada, y su novio, Levi Johnston, de 18 años.

La campaña de McCain no informó del embarazo al anunciar la elección de Palin la semana pasada y aparentemente sólo se enteró de ello el día antes de que el senador le ofreciera el cargo.

Rick Davis, director de la campaña, aseguró hoy en una rueda de prensa en que su equipo analizó el pasado de Palin en profundidad antes de seleccionarla.

No obstante, según se ha filtrado a la prensa estadounidense, la campaña decidió escogerla a última hora, puesto que McCain, quien llegó hoy a Minneapolis, la ciudad vecina a St Paul, mantuvo la esperanza de poder darle el puesto al senador independiente Joseph Lieberman, un buen amigo, pero que está a favor del aborto.

Como respuesta, la campaña de McCain ha arremetido contra los medios de comunicación.

Davis acusó hoy a la prensa de "lanzar basura" contra Palin y este martes canceló una entrevista de McCain con la CNN porque una periodista de la cadena presionó repetidamente en vivo a uno de los portavoces republicanos para que le mencionara una decisión que la gobernadora había tomado como comandante de la Guardia Nacional de Alaska.

Los republicanos han citado ese puesto como una muestra de la experiencia que tiene Palin y de la que carece Obama.

Robert Gibbs, un estratega de la campaña demócrata, dijo hoy que ese argumento es "ridículo". Obama, de 47 años, fue elegido senador en Washington en 2005 y anteriormente fue senador estatal en Illinois.

McCain, que tiene a sus espaldas 21 años de presencia en el Congreso, ha convertido la diferencia en experiencia en una de sus principales líneas de ataque contra su rival.

Según los analistas, Palin deberá hoy en su discurso dejar claro que sus dos años como gobernadora de Alaska y sus cargos previos como alcaldesa y miembro de una comisión energética estatal son suficientes méritos para ser vicepresidenta y, en caso de necesidad, presidenta de Estados Unidos.

En esta elección ese factor es de especial importancia, pues con 72 años, McCain sería el hombre más viejo en ser elegido por primera vez presidente de Estados Unidos en la historia.

Además de Palin hoy intervendrán ante la convención el ex alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani, así como el ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney y el ex gobernador de Arkansas Mike Huckabee, ambos rivales de McCain durante las primarias.