Público
Público

El Pamesa se clasifica para una Copa en la que Tau, Barça, Unicaja y DKV serán cabezas de serie

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Pamesa Valencia tenía todas las papeletas de su parte para convertirse en el último equipo del octeto que el próximo febrero (del 19 a 22) dispute la Copa del Rey 2009 en el Palacio de los Deportes de Madrid y su nombre ha completado el cuadro de participantes tras cumplir con el último requisito: ganar al iurbentia en Bilbao (72-78).

Los valencianos del técnico croata Neven Spahija se unen así en el asalto a la Copa al incontestable líder de la Liga, el Tau Vitoria, que apagó toda esperanza del Kalise Gran Canaria (105-79), así como a Unicaja, Barcelona, DKV Joventut, Real Madrid, Kalise Gran Canaria y MMT Estudiantes, que oficia de anfitrión desde la posición más baja de todos los aspirantes (13o.).

Los colegiales han subido el tono en las dos últimas jornadas. Primero alejaron los puestos de descenso contra el Cajasol y, como presentación en sociedad para la Copa, han conseguido arrancar la primera victoria de la temporada de la pista del CB Granada, que perdió 53-72 después de firmar un siete de siete ante su público y el checo Martin Rancik (catorce puntos y siete rebotes).

El australiano Matt Nielsen transformó los dos tiros libres que certificaron el pase copero del Pamesa con el 72-78 que, además, de llevar a los levantinos hasta el Palacio de los Deportes, añade la quinta derrota consecutiva a la cuenta bilbaína. El serbio Kosta Perovic -dieciocho puntos y seis rebotes- y Nielsen -diez y seis- catapultaron al Pamesa.

Al Barcelona le lideró Juan Carlos Navarra en San Sebastián contra el Bruesa GBC (69-76); el estadounidense Marcus Haislip -quince puntos- y el checo Jiri Welsch -catorce-, al Unicaja ante el ViveMenorca (78-53) y, finalmente, el DKV Joventut redondeó el grupo de equipos que entran al bombo de la Copa del Rey como cabezas de serie, ya que dominó al CB Murcia con firmeza después del descanso (86-70).

El Real Madrid no pudo ganar esa condición pese al récord de rebotes ofensivos de la temporada (25) conseguido en el derbi de Vistalegre ante el Alta Gestión Fuenlabrada (90-74), que despidió sus remotas opciones de acudir a la Copa en terreno blanco.