Público
Público

El panorama económico "turbulento y gris" exige voluntad "colectiva", según Lagarde

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, alertó hoy sobre el "riesgo real de que las grandes economías retrocedan en lugar de avanzar" debido al "círculo vicioso" de deuda y débil crecimiento del que solo se saldrá a través de la "voluntad política".

Lagarde subrayó que la debilidad de la cuentas públicas, especialmente en Europa y EEUU, y el débil crecimiento en las economías avanzadas "se están alimentando mutuamente de manera negativa" en un "círculo vicioso que está ganando fuerza y, francamente, ha sido exacerbado por la indecisión y disfunción política".

"Existe un camino hacia la recuperación sostenida, pese a que es mucho más angosto que antes y que sigue estrechándose", alertó en una conferencia en el Centro Woodrow Wilson, en Washington.

En sus declaraciones, la exministra de Finanzas de Francia señaló que "el desafío pasa ahora por navegar entre los peligros gemelos de la pérdida de credibilidad y socavar el crecimiento".

Si bien reconoció que los países avanzados necesitan planes de estabilización de la deuda a medio plazo, advirtió que "una consolidación demasiado rápida puede dañar el crecimiento y empeorar las previsiones de empleo".

En este sentido, subrayó la importancia de no pasar por alto las "tensiones sociales creadas" ante la falta de trabajo, fundamentalmente entre los más jóvenes, y "las medidas de austeridad que debilitan las protecciones sociales".

Estos elementos contribuyen, a su juicio, "a alimentar la crisis de confianza".

Preguntada sobre la crisis de deuda de Grecia, que amenaza con expandirse en la zona euro, la directora gerente del Fondo aseguró que Atenas ha realizado "progresos" pero debe "avanzar" en el plan de ajuste y reformas estructurales.

También celebró el "fuerte y enérgico" respaldo expresado a Grecia ayer por la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés, Nicolás Sarkozy, pese a la delicada situación que enfrenta la economía helena.

Asimismo, Lagarde alabó la medida anunciada hoy por el Banco Central Europeo (BCE), en coordinación con la Reserva Federal estadounidense (Fed), el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón y el Banco Nacional Suizo (SNB), de inyectar liquidez en dólares en vista de las tensiones en el mercado de dinero.

"Es justo lo que se necesita. Muestra que van a hacer lo que deben para preservar la estabilidad", afirmó poco después de su intervención en una entrevista con la emisora estadounidense CNBC.

Luego, en un comunicado divulgado por el FMI, Lagarde agregó: "El camino a la recuperación necesita de acciones colectivas tanto de los líderes políticos como de los bancos centrales. Lo que vimos hoy fue exactamente lo que necesitábamos. Esto muestra que los bancos centrales harán todo lo que puedan para restaurar la estabilidad".

Lagarde, la primera mujer al frente del FMI desde su fundación en 1944, coincidió en la prioridad de la "coordinación y cooperación" internacional en un nuevo mundo multilateral con su colega, Robert Zoellick, presidente del Banco Mundial (BM), quien ayer criticó el "sálvese quien pueda" internacional que desembocó en la crisis de 2009.

Ambos líderes, Lagarde y Zoellick, actuarán como anfitriones de los encuentros de otoño organizados por sus respectivas instituciones la próxima semana en la capital estadounidense, entre el 23 y el 25 de septiembre.

"En nuestro mundo interconectado, los temblores en un país pueden reverberar rápidamente y poderosamente a lo largo del planeta, especialmente si se origina en economías claves para el sistema", aseguró la nueva directora gerente del FMI, quien sustituyó en el cargo a su compatriota Dominique Strauss-Kahn en julio.

Por último, Lagarde, quien se permitió incluir una cita del escritor ruso Fiodor Dostoievski en un momento dado durante su intervención en el prestigioso foro, también se refirió a los países emergentes, quienes encaran "problemas de sobrecalentamiento de sus economías por altas presiones inflacionarias, fuerte crecimiento del crédito e incipientes déficit de cuenta corriente".

Las economías emergentes, concluyó sin citar expresamente ningún país, deben también poner de su lado "aportando la demanda necesaria para reimpulsar la recuperación global".