Publicado: 27.05.2014 10:16 |Actualizado: 27.05.2014 10:16

El Papa, "abierto al cambio" del celibato de los sacerdotes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Papa Francisco defendió este lunes el celibato para los sacerdotes, pero ha afirmado que "la puerta está siempre abierta" al cambio. "El celibato no es un dogma", ha dicho el Pontífice a los periodistas en el avión que lo llevaba de vuelta a Roma, tras su visita a Oriente Próximo.

Al ser preguntado sobre si la Iglesia Católica podría algún día permitir que los sacerdotes se casen, como ya ocurre en otras Iglesias cristianas, Francisco ha insistido en dejar la puerta abierta a un cambio, con comentarios similares a los que ya hizo cuando era arzobispo de Buenos Aires. "El celibato es una regla de vida que aprecio mucho y creo que es un regalo para la Iglesia, pero ya que no es un dogma, la puerta siempre está abierta", ha señalado este lunes el Papa, en referencia a esta tradición que se remonta a cerca de 1.000 años.

Durante su visita a Tierra Santa, el Papa Francisco ha centrado su discurso en la búsqueda de la paz ha ofrecido su casa en el Vaticano para que se celebre una reunión entre el presidente de Israel, Simon Peres, y el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, por la paz.

El pronunciamiento del Papa Bergoglio se conoce días después de que se conociera que un grupo de 26 mujeres le escribió una carta para solicitarle una revisión de la disciplina del celibato, ya que han vivido o viven una relación sentimental con un sacerdote y querrían hacerlo sin ocultarse.

La Santa Sede no había hecho hasta hoy comentario alguno sobre esa misiva. En ella, las que se dirigían al papa decían ser "un grupo de mujeres que escribe para romper el muro del silencio y de la indiferencia con el que nos topamos cada día. Cada una de nosotras mantiene, ha mantenido o querría mantener una relación sentimental con un sacerdote".

En la Iglesia Católica de rito latino, el celibato eclesiástico, es decir, la renuncia al matrimonio y la promesa de castidad, es obligatorio para los sacerdotes desde el II Concilio de Letrán, en 1139. No lo es, por el contrario, en las iglesias católicas de rito oriental.

El predecesor del papa Francisco, el papa emérito Benedicto XVI, se mostró tajante sobre el papel del celibato en la Iglesia romana. Ratzinger, de quien se sabe que en su juventud tuvo dudas sobre esta disciplina, llegó a defender el "valor sagrado" del celibato, aunque reconoció que no se trataba de "un dogma".

 


http://www.quoners.es/debate/que-opinas-del-papa-francisco