Público
Público

El Papa acusa al mundo moderno de adorar a falsos ídolos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Papa Benedicto XVI dijo el sábado que el mundo moderno ha convertido al dinero, las posesiones y el poder enídolos que son tan falsos como los que adoraban los paganos en la antigüedad.

En su segundo día en París, el Pontífice celebró una misa para unas 200.000 personas en Los Inválidos de París, un complejo de edificiosmilitares iniciado por Luis XIV en el siglo XVII y que alberga el sarcófago de Napoleón Bonaparte.

La entusiasmada multitud, compuesta en buena parte por jóvenes que hicieron vigilia al aire libre y marcharon desde Notre Dame durantela noche, ondeaba banderas blancas y amarillas del Vaticano cuando el pontífice llegó en un "papamóvil" blindado para celebrar la misa enuna plataforma elevada.

En su homilía, el Papa Benedicto XVI, que llegó el viernes en un viaje de cuatro días, retomó uno de sus temas predilectos: L necesidad deintroducir valores espirituales y religiosos duraderos a la sociedad moderna, que a menudo parece enamorada de cosas materiales yefímeras.

"¿No ha creado nuestro mundo moderno a sus propios ídolos?", dijo, recordando a los antiguos paganos que adoraban estatuas de oro yplata. "¿Acaso no ha imitado, quizás inadvertidamente, a los paganos de la antigüedad, al desviar al hombre de su verdadero fin, de laalegría de vivir eternamente con Dios?", añadió.

"¿Acaso el dinero, la sed de propiedades, de poder e incluso de conocimiento no desvían al hombre de su verdadero destino?", preguntóen un francés fluido y ataviado con atuendos dorados, blancos y rojos.

El primer ministro François Fillon, que es católico, se encontraba entre los asistentes a la misa, el último evento del Santo Padre en lacapital francesa antes de viajar a la ciudad de Lourdes.

CATOLICISMO RENACIENTE

Desde su llegada a Francia, el Papa se ha referido a lo que algunos ven como el renacimiento de la identidad católica en Francia, dondela separación de Iglesia y Estado, es parte de la mentalidad nacional.

Pero la religión ha resurgido como un factor en la vida pública, especialmente ante la propagación del Islamismo, y los católicos francesesestán interviniendo con mayor frecuencia en asuntos sociales.

"La gente siempre subestima la cifras de asistentes a estos eventos pero la Iglesia en Francia es muy fuerte" dijo Beatrice de la Bellier,que asistió a la misa con sus cuatro hijos.

Benedicto tiene un estilo muy diferente al de (el fallecido Papa) Juan Pablo (II). Sus opiniones son estructuradas. Él es un verdaderoteólogo. La asistencia de hoy muestra, sin embargo, que ha conectado con la gente", aseguró.

/Por Philip Pullella y Crispian Balmer/.*.