Público
Público

El Papa cree que incidente sobre el Holocausto se gestionó mal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Papa Benedicto XVI escribió una "angustiada" carta a los líderes de la Iglesia admitiendo que el caso de un obispo que negó el Holocausto fue mal gestionado y advirtiendo que la institución corría el riesgo de "devorarse a sí misma" por sus peleas internas.

En una carta dirigida a los obispos del mundo, que el Vaticano publicará el jueves, el Papa dice también que sintió dolor antes las críticas de algunos católicos de que tanto él como el Vaticano podrían haber evitado problemas si usaran más Internet.

No hay muchos antecedentes en la historia de la Iglesia de que un Papa salga a explicar sus acciones a los obispos o que reconozca que las cosas se hicieron mal.

"La carta es muy personal, muy angustiada, muy dolida y muy honesta", dijo un obispo italiano que la recibió y discutió su contenido bajo condición de anonimato.

El Papa dice que el incidente sobre el Holocausto desató una tormenta de "vehemencia" y le hirió profundamente, en especial porque muchas críticas procedían de católicos.

Benedicto XVI levantó el 24 de enero la excomunión de Richard Williamson y otros tres obispos, para intentar reparar un cisma que comenzó hace 20 años cuando fueron expulsados de la Iglesia por haber sido ordenados sin el permiso del Papa Juan Pablo II.

Williamson dijo en una entrevista televisada varios días antes que creía que no existieron cámaras de gas y que no más de 300.000 judíos habían perecido en campos de concentración nazis.

La mayoría de los historiadores coinciden en que seis millones de judíos murieron a manos de los nazis durante el Holocausto.

Los comentarios de Williamson y la decisión del Papa de levantar su excomunión provocaron una fuerte tensión entre católicos y judíos.

La medida fue condenada por supervivientes al Holocausto, algunos católicos, el jefe del Gran Rabinato de Israel, líderes judíos de todo el mundo y la canciller alemana Angela Merkel.

LA IGLESIA DEBE USAR INTERNET

El Vaticano dijo entonces que no sabía que Williamson negaba el Holocausto, pero sus críticos argumentaron que una simple búsqueda en Internet hubiera revelado los comentarios que había hecho.

"¿Acaso el Vaticano no conoce Google?", se preguntó un prominente crítico católico.

En la carta, el Papa dice que le comentaron después del estallido de la crisis que un mejor uso de Internet hubiera revelado algunos de los problemas.

El Pontífice señala que "aprendió de la lección" y agrega que en el futuro el Vaticano debe "prestar más atención a esta fuente de información".

El Papa dice además que no podría haber anticipado que el incidente con Williamson opacaría sus intenciones de volver a unificar la Iglesia, levantando las excomuniones de obispos pertenecientes a la Sociedad de San Pío X.

También admite que el Vaticano no explicó suficientemente lo que estaba intentando hacer al levantar las excomuniones. En ese momento, varios funcionarios de la institución se quejaron públicamente de que no se les había informado sobre la medida.

El Papa también agradece a los judíos que ayudaron a restablecer un clima de confianza interreligiosa.

Benedicto XVI dice que reflexionó profundamente sobre la controversia y usa una cita de la Biblia en la cual San Pablo advierte que la Iglesia corre el riesgo de "devorarse" a sí misma a través de disputas internas.

En la carta se mostró tanto benévolo como severo con la Sociedad de San Pío X, diciendo que aunque su intención era volver a incorporar gente buena al rebaño, algunos de sus miembros actúan de modo "arrogante" y hacen comentarios discordantes con las enseñanzas de la Iglesia.

El Vaticano dice que para que la Sociedad sea aceptada nuevamente en la Iglesia, debe aceptar las enseñanzas del Concilio Vaticano II de comienzos de la década de 1960, que instó a respetar a otras religiones.

Williamson, de origen británico, aún no cumplió con la demanda del Vaticano de retractarse.