Publicado: 13.01.2014 11:55 |Actualizado: 13.01.2014 11:55

El papa equipara las "víctimas del aborto" a los niños soldado

Los conservadores de la Iglesia católica habían acusado a Bergoglio de no hablar con suficiente convicción en contra de la interrupción del embarazo.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El papa Francisco exclamó este lunes que "suscita horror sólo el pensar en los niños que no podrán ver nunca la luz, víctimas del aborto". En su discurso, después de recibir a los embajadores acreditados ante la Santa Sede para el tradicional mensaje de felicitación del año, el papa argentino aseveró que "la paz además se ve herida por cualquier negación de la dignidad humana, sobre todo por la imposibilidad de alimentarse de modo suficiente".

Sobre esto agregó que las principales víctimas de la hambruna son "sobre todo los niños" y que "sus rostros no nos pueden dejar indiferentes". Volvió a denunciar "la cantidad de alimento que se desperdicia cada día en muchas partes del mundo, inmersas en la cultura del descarte".

Y entonces añadió: "Por desgracia, objeto de descarte no es sólo el alimento o los bienes superfluos, sino con frecuencia los mismos seres humanos, que vienen descartados como si fueran cosas no necesarias". "Por ejemplo, suscita horror sólo el pensar en los niños que no podrán ver nunca la luz, víctimas del aborto, o en los que son utilizados como soldados, violentados o asesinados en los conflictos armados, o hechos objeto de la trata de personas, esa tremenda forma de esclavitud y que es un delito contra la humanidad", dijo.

Jorge Bergoglio había expresado el rechazo al aborto por parte de la Iglesia en su primer exhortación apostólica, publicada el 26 de noviembre, pero había pedido a la Iglesia "acompañar" a las mujeres que recurrieron a esta práctica empujadas por situaciones duras como una violación o la pobreza extrema.

Los conservadores de la Iglesia católica han acusado de no hablar con suficiente convicción en contra del aborto. Aunque Francisco no ha dado señales sobre un cambio en la posición de la Iglesia respecto a este tema, tampoco se ha referido a la práctica tan duramente ni con tanta frecuencia como sus predecesores Benedicto XVI y Juan Pablo II. Ambos papas con frecuencia daban sermones contra el aborto, que la Iglesia considera un asesinato.

Los católicos conservadores se alarmaron cuando Francisco, en una histórica entrevista en septiembre con la revista jesuita italiana Civiltá Cattolica, dijo que la institución debía dejar de lado su "obsesión" con las enseñanzas sobre el aborto, la anticoncepción y la homosexualidad. Su postura de favorecer la misericordia en vez de la condena ha desorientado a los conservadores católicos, en particular en países ricos como Estados Unidos, donde la Iglesia está dividida en temas como el aborto.

El año pasado, el obispo Thomas J. Tobin de Providence, en Rhode Island, dijo que estaba decepcionado porque el Papa no se había referido más directamente a la "maldad del aborto", algo que muchos conservadores piensan.