Publicado: 11.11.2014 14:49 |Actualizado: 11.11.2014 14:49

El Papa Francisco pide al G-20 que proteja a los ciudadanos de los abusos de la banca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Papa Francisco pidió este martes a los miembros del G-20 que protejan a los ciudadanos de los abusos del sistema financiero y de la especulación, formas de violencia "menos evidentes" pero tan reales como las guerras y que "desechan" a las personas. Así se expresó el pontífice en una carta remitida al primer ministro australiano, Tonny Abbott, en la que le sugirió pensar en la "necesidad de proteger a los ciudadanos de todos los países" de los abusos financieros, que no tienen "restricciones políticas ni jurídicas".

En la carta distribuida por la Santa Sede criticó que "la maximización de beneficios sea el objetivo último de la actividad económica" porque, sostuvo, "es una mentalidad en la que las personas son desechadas y que no les permitirá nunca alcanzar paz o justicia". Por ello, instó a los políticos a asumir responsabilidades frente a los pobres y marginados, una responsabilidad que, dijo, debe ser "un elemento esencial de toda decisión política, tanto a nivel nacional como internacional".

Como alternativa, propuso un sistema impositivo "justo y adecuado", esfuerzos para combatir la evasión fiscal y la regulación del sector, que incluyan "honestidad, seguridad y transparencia" y que conduzcan a lograr "empleo digno y estable para todos".

A los líderes mundiales que participarán en el G-20 los próximos 15 y 16 de noviembre en Brisbane (Australia) también les pidió que sean "ejemplos de generosidad y solidaridad al identificar las necesidades de las víctimas de los conflictos", y reiteró en la misiva la urgencia de atender a los refugiados. "El mundo entero espera del G-20 un acuerdo amplio que pueda llevar a un alto definitivo de las injustas agresiones dirigidas a los distintos grupos religiosos y étnicos, incluyendo minorías en Oriente Medio", incidió. En concreto, les pidió no olvidar las personas que hay detrás de las decisiones políticas y las discusiones técnicas y situó el foco de atención sobre quienes padecen malnutrición grave, los desempleados, los jóvenes sin trabajo y el aumento de la exclusión social, "que puede llevar a actividades criminales e, incluso, al reclutamiento de terroristas".

Sobre terrorismo, recomendó eliminar las raíces que lo causan y que, dijo el papa, pueden encontrarse en la pobreza, el subdesarrollo y la exclusión. Defendió que la solución a la discriminación de las minorías no puede ser únicamente militar, "sino debe centrarse en quienes de algún modo u otro apoyan a los grupos terroristas a través de respaldo político, tráfico ilegal de petróleo o aprovisionamiento de armas y tecnología".

La misiva concluye con un mensaje de esperanza en que los líderes internacionales logren adoptar un consenso que conduzca a mejoras reales en las condiciones de vida de las familias más pobres y reduzca todas las formas de desigualdad.