Público
Público

El Papa insta a la paz entre cristianos y musulmanes en África

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Papa Benedicto XVI instó el jueves a cristianos y musulmanes en África a dar la espalda a la violencia interreligiosa, pero las críticas a un comentario que realizó sobre el sida no mostraron señales de remitir.

El Pontífice comenzó su tercer día en Camerún reuniéndose con 22 líderes de la comunidad musulmana del país antes de oficiar una misa al aire libre en el estadio de Yaounde ante una vibrante multitud de decenas de miles de personas.

En su declaración ante los musulmanes en la embajada del Vaticano, el Papa dijo que ambas religiones deberían "rechazar todas las formas de violencia y totalitarismo".

Añadió: "Que la entusiasta cooperación de musulmanes, católicos y otros cristianos en Camerún sea un faro para otros países africanos del enorme potencial de un compromiso interreligioso con la paz, la justicia y el bien común".

Enfrentamientos entre bandas musulmanas y cristianas provocadas por unas disputadas elecciones causaron cientos de muertos en la ciudad nigeriana de Jos el pasado noviembre.

En enero de este año, las autoridades sudanesas expulsaron a un grupo humanitario estadounidense de su región de Darfur después de que las autoridades encontraran biblias en árabe en su oficina.

El Papa ha estado utilizando sus encuentros con musulmanes para intentar enmendar las relaciones entre ambas confesiones, que sufrieron un grave deterioro en 2006 después de que él realizara un discurso en Alemania que fue considerado por musulmanes como una declaración implícita de que el Islam era violento e irracional. Ese discurso llevó a protestas en todo el mundo por musulmanes.

Pero tres días después del inicio de su visita, el viaje seguía eclipsado por la polémica internacional que provocó cuando dijo que los condones "incrementan el problema" del sida.

El portavoz del Vaticano defendió la posición del Papa, diciendo que Benedicto XVI estaba simplemente reiterando la posición de sus predecesores de que la fidelidad dentro de los matrimonios heterosexuales y la abstinencia eran las mejores formas de detener el sida.

Pero las críticas no dieron muestra de mitigarse y varios gobiernos, incluyendo el de su Alemania natal, se han expresado en contra, algunos con una brusquedad poco habitual.

"Estoy muy preocupado por lo que ha pasado. Creo que se opone a la tolerancia y el entendimiento y lo siento mucho", declaró el miércoles el ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner.