Público
Público

El Papa llegó a Edimburgo, primera etapa de su visita de Estado a Reino Unido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El papa Benedicto XVI llegó hoy a Edimburgo para iniciar una visita oficial y pastoral de cuatro días al Reino Unido, la primera de Estado de un Pontífice a este país desde que Enrique VIII rompiera con Roma en 1534.

El Papa llegó en un avión de Alitalia, que portaba sobre la cabina del piloto las banderas británica y del Vaticano.

El Pontífice fue recibido al pie de la escalerilla del avión por el duque de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II, por miembros del Real Regimiento de Escocia, que formaron un pasillo para rendirle honores, y por la jerarquía católica del país.

La capital escocesa es la primera etapa de un viaje que le llevará también a Glasgow, Londres y Birmingham.

El anterior viaje de un Papa a este país fue el que hizo su predecesor, Juan Pablo II, en 1982, aunque entonces fue una visita pastoral y no de Estado.

En Edimburgo, Benedicto XVI será recibido por Isabel II en el palacio de Holyrood House, donde tendrá lugar la ceremonia que marca el comienzo de la visita de Estado.

El Papa y la soberana británica mantendrán un breve encuentro privado en esta residencia, en el que intercambiarán regalos.

Poco después habrá una recepción de bienvenida a la que asistirán el arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, primado de la Iglesia de Inglaterra; el viceprimer ministro británico, Nick Clegg, y los primeros ministros de Escocia, Gales e Irlanda del Norte, Alex Salmond, Carwyn Jones y Peter Robinson, respectivamente, además de representantes de la vida civil, política y eclesiástica.

Al término de esta recepción, el Pontífice iniciará un recorrido en el papamóvil por las calles de Edimburgo, donde se podrá escuchar el sonido de las gaitas escocesas por coincidir su visita con la festividad de San Niniano, el primer evangelizador de Escocia.

Después el Papa se desplazará al palacio arzobispal, donde celebrará un almuerzo con el cardenal Keith O'Brien.

En honor a Benedicto XVI, se ha diseñado una edición limitada de "tartan" (tejido tradicional de cuadros escoceses) en azul, blanco, verde y amarillo, colores que están inspirados en la historia católica escocesa, de acuerdo con su diseñador, Matthew Newsome.

Por la tarde, el Papa viajará a Glasgow (Escocia), donde oficiará una misa en el parque de Bellahousten, antes de trasladarse a Londres, ciudad en la que mañana proseguirá su visita de Estado.

En esta misa al aire libre, cantará para el Papa la escocesa Susan Boyle, que saltó el año pasado a la fama tras presentarse en el programa "Britain Got Talent" (Gran Bretaña tiene talento).

Como parte de su viaje, Benedicto XVI se reunirá mañana con el arzobispo de Canterbury en la residencia de éste en Londres, Lambeth Palace, y el sábado con el primer ministro británico, David Cameron, en la catedral católica de Westminster.

El punto culminante de su viaje tendrá lugar el domingo en Birmingham (centro de Inglaterra), donde el Papa beatificará al cardenal John Henry Newman, intelectual convertido desde el anglicanismo.

El viaje papal ha estado precedido de fuertes críticas por el escándalo de abusos sexuales contra menores de curas católicos pederastas.

El miércoles, más de cincuenta intelectuales firmaron una carta enviada al diario "The Guardian" en la que protestaban por el hecho de que se concediera al Pontífice el honor de una visita de Estado en lugar de pastoral.

Un grupo de víctimas de abusos ha pedido al Papa que responda al escándalo con "hechos y no palabras".

Las víctimas, representadas por la asociación "Supervivientes de abusos sexuales del clero", han recopilado sus mensajes personales en un libro que intentarán entregar al Pontífice durante los actos previstos en Inglaterra y Escocia.

Otra polémica surgida han sido las declaraciones de uno de sus consejeros, el cardenal Walter Kasper, en las que, según una revista alemana, dijo que llegar al aeropuerto de Heathrow era como aterrizar en un país del Tercer Mundo y afirmó que el Reino Unido está caracterizado "por un nuevo y agresivo ateísmo".