Público
Público

El Papa, operado de urgencia por una fractura en la muñeca

"No se trata de algo grave", ha confirmado el portavoz vaticano, Federico Lombardi

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Benedicto XVI, de 82 años, se vio obligado a pasar por quirófano tras fracturarse la muñeca derecha al resbalar en su habitación del chalé de Les Combes, en la región alpina italiana del Valle de Aosta, donde pasa unos días de vacaciones.

La caída se produjo, según informó el portavoz vaticano, Federico Lombardi, durante la madrugada y se trató -según aseguró y luego confirmaron los médicos que le atendieron- de un simple accidente doméstico y no por desmayo u otra causa.

El Vaticano no confirmó el lugar exacto de la caída, que según algunos medios locales se produjo en el baño de la alcoba, que da a un gran balcón desde el que puede gozar de las vistas del Parque Nacional del Gran Paraíso y los macizos del Mont Blanc, el monte Cervino, el monte Rosa, el Grand Combin y la punta Chaligne.

El Papa pudo oficiar la primera misa de la mañana y desayunar, pero ante la persistencia del dolor fue trasladado al Hospital Umberto Parini, de Aosta, capital de la región, donde le realizaron una radiografía en la muñeca que desveló la fractura, precisó Lombardi.

El Papa entró en el centro hospitalario por su propio pie, de buen humor y bromeó con los doctores sobre la caída. Al parecer tuvo que esperar turno en radiología y en el quirófano, ya que estaban ocupados en esos momentos.

El médico privado del Pontífice, Patrizio Polisca, que apenas lleva en el cargo un mes, informó que Benedicto XVI fue sometido a una intervención de reducción y osteosíntesis con anestesia local.

La operación fue realizada por Manuel Mancini, jefe de traumatoogía del hospital valdostano, quien, una vez concluida contó que la intervención permitió un 'perfecta alineación de la fractura y una recuperación al cien por cien'.

'Se ha tratado de una operación de rutina que no han comportado ningún corte, sino la simple aplicación, a través de orificios algunos hilos de metal, para mantener la muñeca en posición, con los que se ha reducido la fractura', precisó.

El médico dijo también que la muñeca derecha del Papa ha sido inmovilizada con una férula de fibra de vidrio que deberá llevar durante un mes. Una vez se la retiren, y tras la rehabilitación, el Papa podrá usar perfectamente la mano derecha, tocar el piano -una de sus aficiones preferidas- o escribir cartas.

Tras seis horas en el hospital, pocos minutos antes de las cuatro de la tarde local (14.00 GMT), Benedicto XVI fue dado de alta y abandonó el centro sanitario, sonriente y saludando con la mano izquierda a las numerosas personas que le esperaban.

La caída del Papa había causado inicialmente la preocupación de numerosos fieles católicos, sacerdotes y obispos, muchos de los cuales se retiraron en oración para pedir por una rápida curacin.

El Papa, que permanecerá en Les Combes hasta el 29 de julio, cuando se traslade a Castel Gandolfo, al sur de Roma, tiene intención de mantener su agenda y el próximo domingo recitará el ángelus desde la plaza Ruggia, en la localidad cercana de Romano Canavese, mientras que el domingo 26 lo hará en la explanada frente al chalé alpino.

Esta es la segunda vez en 17 años que el Papa sufre una caída. En agosto de 1992, el por entonces cardenal Joseph Ratzinger, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, resbaló en el baño de la residencia de la localidad alpina italiana de Bressanone donde se alojaba.

En aquella ocasión se golpeó la cabeza, donde tuvieron que darle puntos de sutura, y permaneció varios días hospitalizados.

Sobre su estado de salud se ha especulado desde que fue elegido Papa debido a que en septiembre de 1991 sufrió una hemorragia cerebral que le obligó a permanecer hospitalizado durante diez días en la Clínica Pío XI de Roma, de la que se recuperó satisfactoiamente.