Público
Público

El Papa pide a África el fin de las guerras y la corrupción

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Papa Benedicto XVI, dirigiéndose a una gran multitud en su gira por África, llamó el domingo a los fieles del continente a dejar de lado las "nubes del mal" de guerras, corrupción y luchas tribales para forjar un nuevo camino hacia la paz.

En su ultima jornada completa en África, el Papa ofició una misa para una multitud estimada de un millón de personas. En su inicio, rezó por dos jóvenes que murieron tras una avalancha en un estadio en uno de sus eventos.

"Expreso mi solidaridad con sus familias y amigos y mi profunda pena por lo ocurrido mientras venían a verme", manifestó.

Dos mujeres de poco más de 20 años fallecieron el sábado durante una estampida a la entrada del estadio en el centro de Luanda, varias horas antes de que el Papa realizara un acto dedicado a la juventud. El Vaticano sostuvo que había recibido informaciones de que un máximo de 40 personas habían resultado heridas.

En su último mensaje importante, leído desde una gran plataforma cubierta por un enorme toldo para protegerlo del sol, el pontífice propagó un mensaje que ha estado repitiendo durante una semana: que África debe despojarse de sus males endémicos.

Declaró que el continente había visto con demasiada frecuencia "el poder destructivo de las guerras civiles, el descenso a una vorágine de odio y venganza, el despilfarro de los esfuerzos de generaciones de buenas personas".

África está actualmente marcada por varios conflictos, incluyendo los de la República Democrática del Congo, la región sudanesa de Darfur y Somalia.

"Desgraciadamente, las nubes del mal también han cubierto a África, incluyendo este querido país de Angola", dijo sobre la nación en la que termina su gira y que finalizó una guerra civil de 27 años en 2002.

"Creo que el mal de la guerra, los frutos asesinos del tribalismo y la rivalidad étnica, la codicia que corrompe el corazón de los hombres... esclaviza a los pobres, y roba a futuras generaciones los recursos que necesitan para crear una sociedad más equitativa y justa", dijo.

Antes de emitir su tradicional bendición de domingo a la multitud, describió África como un "gran continente lleno de esperanza, aunque tan sediento de justicia, de paz (...)"

"El Papa dijo la verdad sobre la violencia y la corrupción en África", dijo uno de los asistentes que se identificó sólo con el nombre de Aristóteles.

"Pero aún con este fuerte mensaje a nuestros líderes será muy difícil cambiar las cosas", comentó.