Público
Público

El Papa pide a Angola que construya la paz y combata la pobreza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Papa Benedicto XVI, que está realizando su primera visita a África, urgió el viernes a los angoleños, aún recuperándose de casi tres décadas de guerra civil en el país petrolífero, a construir la paz y el mutuo entendimiento.

El Papa, en la segunda y última parada de su viaje, habló brevemente después de aterrizar en el aeropuerto de Luanda, donde fue recibido por el presidente Jose Eduardo dos Santos, su gobierno y miembros de la iglesia católica.

Se espera que millones más se acerquen durante los próximos tres días en Luanda, capital del país mayoritariamente católico.

"Queridos angoleños, vuestra tierra es abundante y vuestra nación poderosa. Haced uso de estas ventajas para construir la paz y el entendimiento entre las personas", dijo el Papa.

"En este momento, os pido: ¡no os dobleguéis ante la ley del más fuerte! Dios ha permitido a los seres humanos volar, por encima de sus tendencias naturales, en las alas de la razón y la fe", sermoneó.

Mientras volaba sobre la República Democrática del Congo, inmersa en la guerra, el Papa también mandó un mensaje de reconciliación para ese país y su líder, el presidente Joseph Kabila.

Su predecesor, Juan Pablo II, visitó Angola en 1992 durante una tregua entre el gobernante MPLA y los rebeldes de UNITA. La lucha se reanudó después de que UNITA rechazara los resultados de unas elecciones.

La guerra, que se cobró más de medio millón de vidas y desplazó a varios millones, terminó en 2002. Desde entonces, la economía de la ex colonia portuguesa ha crecido rápidamente gracias a exportaciones récord de petróleo y diamantes.

Pero dos tercios de la población aún viven con menos de dos dólares al día, según el Banco Mundial. En su discurso, el Papa dijo al Gobierno que debería hacer más para combatir la pobreza.

"Desafortunadamente, dentro de las fronteras de Angola, aún hay mucha gente pobre exigiendo que sus derechos sean respetados. La multitud de angoleños que vive bajo el umbral de la absoluta pobreza no debe ser olvidada" , dijo el Papa, de pie junto al presidente angoleño.

El punto álgido del viaje es una misa al aire libre el domingo a la que se espera que asistan medio millón de personas. Se cree que más del 60 por ciento de angoleños es católico, una religión impuesta por misionarios portugueses hace 500 años.

El rechazo del Papa al uso de los condones en la lucha contra el VIH/sida, que causó controversia al comienzo de su viaje a África, probablemente también causará inquietud en Angola, cuyo Gobierno está llevando a cabo una gran campaña nacional para promover los condones.